Una empresa que crece buscando financiamiento

Han podido avanzar en sus objetivos paso a paso.

Comenzaron en el 2004 sin matrícula y en diciembre 2005 se formó la Cooperativa Apícola La Colmena Limitada. Actualmente son 46 las personas asociadas, la mayoría son de Nogoyá, Lucas González, Hernández, de distintas zonas rurales del departamento Nogoyá, además de Victoria y Crespo.

En el 2014 gestionaron un crédito por medio del Instituto de Promoción de Cooperativas y Mutualidades de entre Ríos (Ipcymer) para comprar un predio de 4 hectáreas en zonas aledañas de Nogoyá, dos hectáreas la pagaron con el dinero recibido y las otros dos con plata recolectada entre nueve productores que no tenían donde dejar el material apícola. Lo nivelaron e hicieron la cerca perimetral. En el 2015 gestionaron un crédito del Banco Nación por medio del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia y construyeron el galpón donde tienen el lugar físico con el cual empezaron a equiparse en diferentes etapas.

En ese galpón tienen una sala de extracción, realizan un servicio de limpieza de cuadros y hace unos meses adquirieron maquinaria de carpintería para hacer los materiales apícolas como ser los techos, pisos, las alzas, los techos, aunque todavía no empezaron a ocuparlos.

Consiguieron solventar esa capitalización a través un aporte no reembolsable internacional (ANR) que realiza en un programa de financiamiento que lleva adelante las Naciones Unidas, “te dan el 60 por ciento de la inversión que quieras hacer y el 40 por ciento restante le hicimos frente con fondos de la Cooperativa” explicó a El Portal de las Cooperativas, José Ramón Perello, actual presidente.

Los trámites los hicieron en el año 2017 y los fondos llegaron en el 2018.

Durante el 2019-2020 empezaron a brindar el servicio de la extracción a su gente asociada, para recaudar les cobran un porcentaje en base a la miel extractada, proveen del tambor para hacer el envasado, y a partir de ello tuvieron un aumento de las utilidades de la Cooperativa, “casi se triplicó”, dice Perello y luego amplió: “Antes sólo obteníamos un porcentaje de las ventas de la miel, o de los tambores, de azúcar, o de cera, de esa manera nos manteníamos, pero ahora con esos servicios pudimos hacer dos salones nuevos, uno de 5 x 10 metros donde se deja la miel cuando viene del campo, más una galería cerrada de las mismas dimensiones para el pillaje donde entra el vehículo con el acoplado para hacer la descarga en la sala de extracción. En marzo de este año hicimos otro salón también de 5×10 donde actualmente está el servicio de limpieza de cuadros más la carpintería”.

Quieren más

Pero no se conforman con lo logrado y van por más, por eso planifican seguir creciendo, y siguen buscando todas las vías de financiamiento posible, “actualmente tenemos dos proyectos ya presentados en el marco de un programa nacional para evitar el desarraigo de familias de los pueblos chicos (N de la R: se refiere a una iniciativa de origen suizo en nuestro país para ayudar a la repoblación de las zonas rurales). Es para hacer aduana en planta, construir un salón con baños y la parte mobiliaria para hacer el fraccionado de miel, y el otro es que de manera separada a la sala de extracción la carpintería, o sea un galpón aparte porque no pueden estar juntos con la carpintería, es de 10 x 20 metros con toda la maquinaria. Todo eso suma unos 26 millones de pesos. Lo presentamos hace dos meses, pasó la primera etapa de evaluación y ahora está en la segunda”.

El cooperativista también adelantó que hace unos días presentaron otro proyecto al INAES para la adquisición de un zamping (autoelevador) y una nueva maquinaria para la limpieza de cuadros, todo por la suma de 3 millones y medio de pesos. Con esa máquina quieren estibar los tambores de miel, “tenemos la capacidad en piso de 100 tambores aproximadamente, al estibar vamos a triplicar la capacidad porque se pueden poner de a tres, caso contrario debemos salir a vender o llevarlos a otro lugar”, especificó.

Las ventas y proyectos en tierras fiscales

En otro orden contó que la comercialización que realizan es un 80 por ciento de los mismos asociados, pero también comercializan de terceros de gente no asociada a los cuales les cobran una comisión mayor.

“Ahora tenemos una propuesta de la coordinación apícola provincial junto al área de tierra fiscales para hacer miel orgánica en la zona de Islas, eso veremos para hacerlo en octubre o noviembre”, señaló y luego especificó “hay lotes dentro de la isla que son fiscales. En base al proyecto que podamos hacer nos pueden llegar a otorgar un predio para hacer ese tipo de apicultura, porque que nosotros ya tenemos miel fraccionada aprobada, con etiquetas, pero tenemos mil de monte es decir no certificada. Siempre se pensó en darle un valor agregado a la miel, no queremos solamente venderlo en tambores a exportadores. Año a año vamos estableciendo objetivos viables, pero de a poquito se va generando confianza a través del acompañamiento del productor, del asociado que va viendo el progreso que vamos haciendo, y eso hace que las cosas salgan bien, siempre con la idea de que se hagan con todos los requisitos, nada de ‘así nomás’, sino bien establecido, con las actas de las asambleas, con la aprobación del Consejo de Administración, siempre buscando la excelencia y el valor agregado a la miel”, aclaró orgulloso de la prolijidad con la que se manejan.

Si bien están inscriptos como exportadores aún no consiguen clientes fiables para vender fuera del país, y por eso amplió esa situación: “Comercializamos miel de los asociados, es una responsabilidad, porque si el comprador no cumple debemos responder como cooperativa ante los socios. Hoy por hoy estamos comercializando en su mayoría con dos empresas del país, las más grandes, una es ACA, el mayor exportador de la Argentina, y el segundo es NEXCO S.A. que hace 4 o 5 años que estamos trabajando con ellos, son empresas serias que cumplen con el contrato que uno hace”, diferenció.

“Este año la campaña fue floja de unos 500 tambores que comercializamos, en la anterior anduvimos cerca de los 800 tambores. Hacemos todo a pulmón, no tenemos gente remunerada en la gerencia, la mayoría de las cosas pasan por el presidente, del secretario y el tesorero. Tenemos previsto para este año o el que viene buscar un gerente que sea remunerado porque, gracias a Dios, no está excediendo el trabajo por el crecimiento de la Cooperativa. A esta actividad, cada uno de los apicultores lo tienen como un trabajo secundario, son muy pocos los que viven de ella, hay uno o dos que tienen arriba de las 800 colmenas, el resto de los asociados tienen entre 50 y 300 colmenas. Hay otras cooperativas que he visto en la costa del Uruguay que tal vez sean 10 productores, pero todos manejan arriba de 500 o mil colmenas hacia arriba”, concluyó.

2021-10-01 10:00:26
Relacionados

El Portal de las Cooperativas es una producción digital de libre acceso
©Todos los derechos compartidos.

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

Es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

2022Copyleft Todos los derechos compartidos / Propietario: Cooperativa de Trabajo EcoMedios Ltda. / Domicilio Legal: Gorriti 75. Oficina 3. Bahía Blanca (provincia de Buenos Aires). Contacto. 2914486737 – ecomedios.adm@gmail.com / Director/coordinador: Pablo Bussetti. Fecha de inicio: nov. 2017. DNDA: En trámite

Desarrollado por Puro Web Design.