Para los especialistas hay que promover y difundir el cooperativismo de crédito

0

El desconocimiento de la naturaleza cooperativa en las legislaciones nacionales e internacionales fue la principal preocupación en el Foro de Cooperativas Financieras de la V Cumbre de las Américas.

Dirigentes de cooperativas financieras, de ahorro, aporte y crédito evidenciaron como una constante los intentos de los gobiernos nacionales por gravar a las cooperativas como si fueran empresas con fines de lucro, inclusive con impuestos de renta, cuando las cooperativas no generan renta.

Esta situación ha sido común en países como Argentina, Colombia o Puerto Rico, especialmente bajo gobiernos en los que se privilegian los intereses de la empresa privada con fines de lucro por sobre los intereses de la economía solidaria.

Con variados argumentos los participantes el Foro de Cooperativas Financieras denunciaron la ligereza de los gobiernos nacionales al adoptar de manera indiscriminada normas internacionales de información financiera y de control de riesgos diseñadas para empresas con fines de lucro y que no dan a las cooperativas un tratamiento diferencial, basado en su naturaleza sin fines de lucro.

El encuentro se desarrolló durante la 3° jornada de la V Cumbre de las Américas, máxima convocatoria continental, que tuvo lugar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Las crisis financieras y la democracia
Los expositores que animaron la reflexión de los cooperativas venidos de diversas regiones del mundo, en particular de América Latina, fueron: Martín Burgos, del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC), de Argentina; Jorge Leal Ussa, de Confecoop, Colombia; Álvaro Durán Vargas, de Coopenae, Costa Rica; Alfredo García, relator del Encuentro Nacional de Argentina, y Sonia Brucke, relatora del Encuentro Nacional Paraguayo.

Leal dijo que el proceso de desarrollo de los estándares financieros y contables ha generado problemas a las cooperativas y que los gobiernos implementan los estándares sin considerar las particularidades del modelo cooperativo. Agregó que, sin embargo, frente a estas inconveniencias las organizaciones cooperativas no han sabido responder con propuestas alternativas, que permitan superar la queja y pasar a una nueva fase. “Los organismos de representación deben elevar su nivel técnico financiero, su capacidad de ofrecer alternativas -no solo rechazar- y (aumentar) su nivel de incidencia ante los estados”, dijo.

Por su parte, el economista argentino Martín Burgos dibujó el panorama económico del mundo, signado por crisis financieras cíclicas y anuncios de guerras comerciales, pero que a la postre es el mismo de hace décadas y no ofrece salidas que signifiquen una mayor equidad económica entre personas y países. Además, cuestionó a las calificadoras de riesgos: “Actúan como si no hubieran visto la crisis de 2008, pero no es que no la hayan visto, hay temas de influencias y hasta de corrupción”.

A su turno, el argentino Alfredo García, al presentar las conclusiones del encuentro nacional de su país sobre el tema, sostuvo que las crisis financieras han pasado sin que sus lecciones hayan sido utilizadas para generar cambios en el sistema económico mundial: “La reciente crisis financiera ofrecía una oportunidad para plantear una economía más ética y más equitativa, pero no pasó nada”, dijo. También coincidió en cuestionar el papel de las calificadoras de riesgos frente a las inversiones tóxicas.

Cómo actuar mancomunadamente
Entre las conclusiones de las mesas de trabajo se destacó la necesidad de consolidar un modelo de gobernanza democrático, transparente y que asegure la fidelidad al modelo y al acuerdo cooperativo, para lo cual es necesario el fortalecimiento de la educación cooperativa.

Asimismo, se destacó la necesidad de consolidar, explicar y posicionar ante los diferentes grupos de interés el modelo de empresa cooperativa, de manera que sea suficientemente entendido y como un tipo de empresa no lucrativa, con una naturaleza y una “arquitectura distinta”, lo cual implica que las legislaciones estatales e internacionales respeten las particularidades del modelo y no le impongan obligaciones que no le corresponden, como el impuesto a las ganancias. Esto requiere el incremento de la integración cooperativa, el fortalecimiento de las federaciones y confederaciones, la multiplicación de la capacidad de incidencia ante los gobiernos y los parlamentos y la necesidad de buscar mejores formas de comunicar para hacer conocer y comprender el modelo. “Necesitamos disponer de herramientas tecnológicas y de comunicación para lograr mayor posicionamiento y competitividad”, dijo uno de los participantes.

También significaría avanzar en un modelo propio de reporte a las autoridades estatales, ajustado a los principios cooperativos y al objeto de cada acuerdo cooperativo e, inclusive, la creación de un organismo supranacional de evaluación cooperativa, articulado a la Alianza Cooperativa Internacional (ACI), que califique a las cooperativas de acuerdo con su naturaleza y no la de la de las empresas lucrativas, como ocurre actualmente.

Por otra parte, se propuso la creación de una organización que se ocupe de canalizar recursos de cooperación internacional para que las cooperativas puedan fortalecer el cumplimiento de sus objetivos sociales y de beneficio a las comunidades.

Otros aportes de las mesas de trabajo apuntan al establecimiento de alianzas con el Estado, sobre la base de la construcción de confianza mutua, el impulso a la educación cooperativa y la educación financiera cooperativa y la creación de un ámbito de protección del usuario frente al sistema financiero. “Tenemos que profundizar la formación en cooperativismos de funcionarios públicos y simplificar y visibilizar el cooperativismo en la burocracia del Estado”, dijeron los foristas.

Fuente: Fernando Chaves, director de Comunicaciones de la Asociación Colombiana de Cooperativas – Ascoop. Cobertura V Cumbre de las Américas.

Share.

About Author

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: