Un molino que se adaptó del arroz a la harina

0

También incursionó en el acopio de soja. Casi 75 años enfrentando los vaivenes económicos del país.

El 10 de octubre de 1947 se fundó la Cooperativa Federal Agrícola Ganadera de Urdinarrain Limitada (departamento Gualeguaychú), pero la idea ya venía desde la creación de la filial de la Federación Agraria Argentina en 1939. Fueron 30 los productores fundadores que vieron entonces en el sistema cooperativo una importante oportunidad para sortear las dificultades del momento y dar inicio a un proyecto común.

En la zona, el arroz comenzaba a erigirse como principal cultivo, para convertirse en la década del 60 en el indiscutible protagonista del desenvolvimiento productivo de esa región entrerriana. Ese crecimiento del cultivo, obligó a La Cooperativa a adaptarse, y de esa forma se inició una seguidilla de construcciones y ampliaciones acorde a las necesidades del momento.

Primero compraron el terreno para poder levantar la planta que les permitió industrializar el producto. “A pesar del paso de los años y el cambio en las condiciones productivas de la región, hoy día la Cooperativa continúa ejerciendo, como es debido, esa misma función. Ante las desigualdades del sistema productivo en general, quienes más se benefician con los servicios que aquí brindamos son los productores más pequeños, porque las condiciones en la Cooperativa son iguales para todos, sean productores chicos o grandes”, indicaron a El Portal de las Cooperativas.

Las adaptaciones a las crisis

La Cooperativa vivió, una vez superada la crisis de la década del 80, una etapa de continuo crecimiento. Como es sabido, durante los 90 las condiciones de producción a nivel nacional cambiaron radicalmente, sobre todo a partir de la utilización de la tecnología aplicada a la producción agropecuaria, fundamentalmente la siembra directa con paquete tecnológico. Con esos cambios, sumados al aumento en los precios internacionales de la soja, quienes más se vieron beneficiados fueron los grandes productores, que aumentaron cada vez más el tamaño de sus explotaciones.

“Pero los productores más pequeños, aquellos con pocas posibilidades de acceso a la tecnología, quedaron en medio de un sistema que cada vez los deja más excluidos. En ese sentido, quien sigue dando las posibilidades para la producción son las cooperativas, y la de Urdinarrain no es la excepción. A pesar de la presencia de los pooles de siembra con su escala, y de los oportunistas que andan en la zona que generan una competencia desigual, para sostener la estructura de la Cooperativa, lo que hacemos es ir financiándole la cosecha al productor, donde los insumos y servicios se pactan a pagar a través de planes canje y todo eso la competencia no lo hace, con lo cual no le da al productor chico lo que realmente necesita”, señalaron orgullosos desde la organización.

Del arroz a la soja

El cambio del cultivo de arroz a la supremacía de la soja a comienzo de este nuevo siglo, significó nuevamente cambios para la Cooperativa, la cual debió adaptarse una vez más a las actuales condiciones del sistema. “En ese camino de crecimiento se construyeron nuevos espacios de almacenamiento, brindando atención a un radio de influencia cada vez mayor”, explicaron.

Ya en la década del 90 se debieron trasladar las instalaciones de las plantas de silos a las afueras de la ciudad, para lo cual debieron interesar a la Municipalidad en la adquisición de un predio que luego se convertiría en la planta industrial. Allí esta alojada hoy la principal planta de silos con capacidad de almacenamiento de 60 mil toneladas, en la cual se acondicionaron 141.608 toneladas en la campaña 16/17.

En 2007 se concluyó con la instalación de un molino harinero de trigo, adquirido a la firma Agrex SPA de Italia. El sistema de procesamiento es horizontal, y tiene capacidad para 72 toneladas de trigo por día. El proyecto se basa en la idea de concretar canales que agreguen valor a la producción de los asociados de la Cooperativa, y por cierto con una visión de mediano y largo plazo.

También se terminó de instalar en 2013 un nuevo molino arrocero en el Parque Industrial, concretando la salida de esta industria fuera del área urbana. Por falta de insumos no está en funcionamiento actualmente.

En el mismo 2013 también se trasladó completamente el Centro Agrotécnico al Parque Industrial, desde donde los profesionales Agrónomos organizan las recorridas a campo, la administración y venta de los insumos y demás de los servicios que se brindan al productor.

“Actualmente, con un proyecto iniciado en mayo de 2017, estamos avanzados en la instalación de una planta aceitera en el lote 10 del parque industrial. Se inicia con un galpón de dos naves, donde en la primera de 10×40 m2 va la maquinaria para la aceitera, y en la segunda de 15×40 m2 una futura fábrica de alimentos balanceados”, comentaron.

La Cooperativa cuenta con una ferretería, un nuevo salón de grandes dimensiones y que ocupa toda una esquina a la entrada de la ciudad. Casi frente a ella funciona el Centro Juvenil Agrario. A una cuadra, sobre calle Roig, puede verse la estación del agro, desde donde se despacha combustible a socios y socias como público en general.

Todas esas secciones, además de la administración central, requieren el trabajo de 62 empleados y empleadas, a los cuales se suman aquellos que en época de cosecha son contratados para realizar tareas puntuales.

Todo y esto y mucho más genera la Cooperativa Federal Agrícola Ganadera de Urdinarrain, en una ciudad de casi diez mil habitantes, en el sur entrerriano.

Share.

About Author

Leave A Reply