Las economías regionales van por un camino sinuoso

0

El informe mensual de Coninagro plantea luces rojas y amarillas para algunas producciones, con algunos sectores con tendencia a la mejora.

Mensualmente, la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) presenta un Semáforo que permite visualmente una rápida lectura de las 19 actividades relevadas por su Área de Economía sobre las economías regionales.

El portal Noticias Agropecuarias realizó, a su vez, un análisis de la información brindada, y concluyó que solo la horticultura y la producción de maní mostraron “prosperidad” en mayo último, mientras que siete de esas actividades tuvieron indicativos positivos.

En la línea roja se encuentran las producciones ovinas, porcinas y el cultivo de algodón, las tres actividades que muestran signos de crisis.

La entidad confederativa “publica esta herramienta para que el productor agropecuario pueda hacer un seguimiento de los indicadores que se analizan”, en aras de “simplificar la complejidad y heterogeneidad de la producción en el campo hacia una herramienta visual de análisis”.

En la categoría de prosperidad, las hortalizas se vieron beneficiadas por la alta volatilidad que mostraron los precios por un cambio de hábito por parte de los consumidores, como consecuencia de la cuarentena. La producción de maní también ocupa el mismo podio por las buenas perspectivas de precio y un mercado demandante, pero la actividad es débil en materia de superficie, que se debería recuperar.

Entre las actividades en crecimiento se encuentran la avicultura y los huevos, que a noviembre de 2019 no tienen techo y se mantienen las exportaciones. La otra actividad que muestra signos de reactivación es la bovina en particular para la cría y el engorde. China ya se recuperó y los cortes Hilton todavía permanece en stand by.

Los cítricos y los dulces también muestran un buen comportamiento, con precios excepcionales que llegan al productor y se espera el arranque de la cosecha que está próximo. La mandioca también viene bien por el alto consumo.

La producción papera también muestra síntomas de crecimiento, en particular el que tiene como destino el consumo y la actividad muestra consumo sostenido, pero la industria plantea algunos interrogantes. Las peras y las manzanas, por primera vez, desde 2018 también mostraron síntomas de crecimiento.

Las producciones que enfrentan una situación crítica son la actividad algodonera, muy afectada por la baja actividad; en una situación similar se encuentra la producción ovina, que viene con precios muy bajos y una actividad exportadora casi nula, como consecuencia del impacto que le propicio la pandemia de Covid 19.

Un camino similar recorre la actividad porcino que se agrava día a día con un destino incierto y pareciera que hoy esa producción no tiene destino, situación que se contradice con lo planteado hasta fines del año pasado.

Mientras tanto, la producción de miel, junto al tabaco, los vinos y los mostos se encuentran en alerta con las luces amarillas encendidas. En el caso de la miel, las exportaciones están en retroceso, no es una buena señal.

El segmento tabaco que a partir de mayo tiene nuevos precios, espera una definición del Fondo Nacional del Tabaco. Vinos y mostos, si bien están en alerta, por ahora se mantienen por encima de la línea de flotación, porque mejoró el consumo en segmentos específicos, aunque la situación de la actividad muestra un dejo de incertidumbre

Fuente: Noticias Agropecuarias y Prensa Coninagro.

Share.

About Author

Leave A Reply