La bajante del río perjudica a quienes viven de la pesca

0

El final de 2020 y lo que va del presente año no ha sido bueno por las condiciones del río Uruguay.

La Cooperativa de Trabajo de Pescadores Unidos de Benito Legeres Limitada (departamento Concordia) contiene desde hace seis años a 15 familias de esa localidad que se dedican a la pesca artesanal, aunque el oficio se transmite de generación en generación “es de desde siempre, más de 30 años, por eso la mayoría son hijos o nietos de pescadores”, aseguró su presidenta Sonia Pais, en declaraciones a El Portal de las Cooperativas.

Se dedican a la pesca artesanal y tienen una sala de procesamiento donde hacen diferentes elaboraciones con el espinado, fileteado, hamburguesas, empanadas, chorizos, albóndigas y escabeche.

Sonia dice que según la época del año “pica más” el dorado, boga, surubí, bagre, paté, rayas, o el sábalo.

“Siempre hay buena pesca después de una creciente, este año fue flojo a raíz de que el río se mantuvo bajo, está menos de un metro y no sale nada”, se lamenta.

La constitución de la Cooperativa fue producto de la necesidad cuando tanto la Provincia como el organismo binacional CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay), pusieron límites a la pesca “se estaban quedando sin lugares para ir a buscar peces, se unieron entre varios y así se pudo lograr permiso”, comenta.

“Disponen de un carnet que los habilita como pescadores artesanales, la caña se usa para la pesca deportiva”, diferenció.

Por último, explica que para la pesca usan espinales y tarros, no pueden hacerlo ni con caña ni trasmallos (ver reglamento), según la altura del río.

Share.

About Author

Leave A Reply