La agroecología toma fuerza

0

A pocos kilómetros de la capital sanjuanina, productoras y productores generan alimentos saludables para autoconsumo y venta en locales de cercanía.

En un mundo donde el consumo de productos industrializados es una constante, la agroecología va ganando progresivamente su lugar. Así lo entiende y gestiona la Cooperativa de Trabajo Boca del Tigre Limitada, que recientemente recibió la matrícula por parte del Inaes. Esta Cooperativa nació hace apenas un año cuando vecinos y vecinas de la localidad de Boca del Tigre, del departamento de San Martín, en San Juan, comenzaron a reunirse en los patios de las casas para ayudarse con la producción del tomate. Esa experiencia sirvió para comenzar a considerar el trabajo cooperativo.

Los y las integrantes de la Cooperativa son obreros rurales. Van y trabajan en fincas grandes que existen en la zona y, además, al volver a sus casas trabajan en sus propios terrenos para producir las hortalizas y comercializarla de manera conjunta a través de la Cooperativa. La organización todavía no tiene terreno propio donde trabajar y así aumentar su escala de producción.

Natalia Silva Furlani, socia de la Cooperativa, en diálogo con El Portal de las Cooperativas, reseñó que “en un principio empezamos a decir que queríamos trabajar como Cooperativa para recién conformarnos legalmente. Ese era mi discurso en particular, otros cooperativistas estaban más seguros en la decisión”. Fue así que, compartiendo experiencias y trabajo en cada uno de sus terrenos, pudieron producir tomates.

La Cooperativa produce hortalizas con una lógica en la agroecología, es decir, sin el uso de agroquímicos y tratando de extender la vida de los recursos con el cuidado del agua y también del suelo. Producen con responsabilidad sobre las condiciones laborales de quienes trabajan: sin explotación y de una manera crítica a lo que sería asalariados y la precarización laboral en el campo. Al respecto, Silva Furlani defendió que “es un producto que tiene un valor que está en función a los costos de producción, y que ese costo debe ser bajo y no a la especulación del valor del producto en el mercado”.

La cooperativista aludió al trabajo que realizan comentando que “a lo que nos dedicamos es a producir hortalizas agroecológicas, cada uno tiene su lote y produce las hortalizas. Lo que vamos a hacer en forma conjunta es la elaboración de conservas de alimentos agroecológicos para lo cual ya estamos trabajando en una sala de elaboración que esté habilitada por Senasa y Bromatología”. Eso -se ilusionan- les permitirá “sacar un producto que pueda ser comercializable en cualquier lugar del mundo”.

“Nuestra prioridad es, sin embargo, comercializar a los vecinos porque queremos que sea un alimento sano y accesible para todo el mundo, es decir, barato y de calidad para venderle a la gente de San Martín”, sostuvo en la entrevista.

La experiencia de organización en el campo de la Cooperativa sirvió para que la Municipalidad de San Martín decida generar un programa denominado “San Martín Agroecológico”, que tiene como fin promover la agricultura en terrenos incultos y difundir la posibilidad de producir en esas tierras. Es así que la Municipalidad pone a disposición la maquinaria para trabajar los suelos, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) dispone el asesoramiento técnico para la producción de alimentos agroecológicos y las personas aportan la mano de obra, su trabajo y su saber hacer en la ruralidad. En este momento, además de Boca del Tigre, que están conformados como Cooperativa, hay otros siete distritos donde se arman grupos vecinales y se organizan con el trabajo.

Share.

About Author

Leave A Reply