“La agricultura familiar es central para llevar el alimento fresco a las mesas”

Las problemáticas de la agricultura familiar y la alternativa agroecológica hacia una producción sana y rentable, en el foco de esta entrevista.

El Portal de las Cooperativas dialogó con el integrante de la Cooperativa Frutihortícola Ganadera Isoro Pora Limitada, de Lavalle (Corrientes), Cristian Cáceres.

Isoro Pora tiene cuatro años de funcionamiento cooperativo e inició con 30 productores y productoras frutihortícolas de la localidad de Lavalle, actualmente son más de 70 familias asociadas. La sede está en la ciudad de Cruz de los Milagros pero hay familias productoras en Paraje Desmochado, Paraje El Algarrobo, Colonia San José, Santa Lucía y Lavalle.

Con la modalidad productiva bajo cobertura plástica, sus principales producciones van desde el tomate y el morrón, hasta chaucha, zapallito.

Cáceres destacó que la Cooperativa funciona en “una comunidad rural organizada”. “Este es el segundo año que venimos avanzando con la producción agroecológica, haciendo talleres desde el año pasado”, explicó, aunque comentó que el proceso de aprendizaje y cambio de modelo “se vio trabado por la pandemia porque no se podía por la cantidad de personas, pero siempre un grupo pequeño de compañeros seguía capacitándose. También con huertas comunitarias, estamos produciendo lechuga, chaucha.

“En las chacras de las familias están en transición a la agroecología, porque se viene trabajando con agroquímicos desde hace tanto, desde este sistema productivo totalmente dañino perjudicial para la salud y para la tierra. Solo el 0,01% va al insecto u hongo que produce la enfermedad, y después el otro 99% va a la fruta, la planta y a la tierra”, apuntó.

El socio cooperativo dijo que la huerta comunitaria de Cruz de los Milagros, que tiene siete invernaderos, más sembrado a campo, y ahora se está cosechando zapallito, lechuga, acelga, chaucha, zanahoria, remolacha y se empieza con pepino y tomate cherry orgánico y agroecológico.

“También sirve de taller y escuela de aprendizaje para que después los compañeros trasladen el conocimiento a sus unidades productivas familiares”, explicó y agregó que es para que “cada compañero vaya teniendo el aprendizaje de una transición hacia la agroecología, hacia un alimento sano y, principalmente para que las familias de la agricultura familiar no corra riesgo con la manipulación de tantos agroquímicos, cancerígenos, dañino para la salud, para la fruta y para la tierra, además tiene una remuneración un 50% más que desde este sistema producción actual”.

Consultado por la elección del modelo cooperativo como alternativa, indicó que el campesinado de este cordón hortícola de Lavalle tiene varias dificultades históricas. “Nuestra producción la vendemos en pesos y a la hora de ir comprar insumos para volver a producir, es en dólares. Se nos hace muy difícil sostener la producción y seguir adelante, eso nos llevó a ir juntándonos cooperativamente, por la necesidad de supervivencia de las familias de la agricultura familiar. Más aún con el gobierno anterior macrista, que directamente quiso eliminar las unidades productivas familiares elevando los costos de los insumos en dólares”, aseguró.

“Fue una dificultad tan enorme que ya nos estaba llevando al desplazamiento hacia las ciudades, como les ha pasado a varios compañeros que no pudieron sostener sus chacras y tuvieron que vender e irse a las ciudades a buscar un porvenir”, dijo.

Otra problemática es la emergencia climática. “Nos pasó hace un mes y medio con una tormenta que tiró los invernaderos, el año pasado también con una cola de tormenta”, la fragilidad de trabajar con la naturaleza y estar en constante exposición a la pérdida. Y otra causa es “que los compañeros y compañeras productores no nos queda otra que vender a intermediarios nuestra producción porque no tenemos camión”, expresó.

Sobre este punto, explicó que los intermediarios buscan la mercadería para llevarlas a grandes mercados de Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Tucumán, la llevan si pagar, comercializan y recién días después vuelven a pagar “sólo lo que se vendió y según lo que a ellos les parece que tienen que pagar”.

Es por ello que se vieron “obligados a buscar otros métodos de comercialización como vender bolsones (agroecológicos y a precio justo) en mercados de cercanías, en ferias y estamos tratando de avanzar en comercializar nuestra propia producción, Si no, el intermediario se queda con mayor ganancia que el productor, que es quien hace toda la inversión y el trabajo”, manifestó.

Indicó que son estas causas las que “ha llevado a juntarnos para ver un horizonte que no sea el desplazamiento hacia las ciudades. Estamos tratando de gestionar con el Ministerio de Agricultura y Ministerio de Producción de Corrientes un galpón de embalaje y un camión para que estas 70 familias puedan eliminar este intermediario que se queda con hasta un 30% de nuestras ganancias, y comercializar nosotros la producción”.

Afirmó que según datos de su conocimiento, desde 1989 a esta parte, hubo un desplazamiento de 300 mil familias que se vieron obligadas a desplazar a las grandes ciudades. “Están todas desbordadas y el campo se queda con cada vez menos productores de la agricultura familiar”, comentó y aseguró: “Tenemos bien claro que producimos el alimento del pueblo”

“En esta pandemia ha quedado dilucidado que la agricultura familiar es central para llevar el alimento fresco a las mesas de los argentinos. Nuestra Cooperativa ha vendido muy bien en las ciudades de Santa Lucia, Bellas Vista y Goya, que son las ciudades más grandes de cercanía. Se nos abrió un canal de comercialización que antes no lo teníamos”, relató.

Contó que antes no producían, por ejemplo, acelga, lechuga, ni remolacha bajo cobertura porque no tenían canales de distribución, aunque tenía lugar en los invernaderos. Es decir, “también nos abrió un canal de distribución de aprovechar la tierra y agregar verduras a nuestra producción”, afirmó.

Vendiendo de forma directa “tenemos una entrada asegurada de dinero en el día, eso es muy importante para poder sostener la familia campesina”.

Por último, subrayó que antes tenían que ir puerta por puerta y “a veces volver y tirar nuestra fruta porque no teníamos forma de comercializar”. “Este método nos abrió un camino y ahora tenemos un anhelo de tener el galpón y el camión” para logística propia, una utopía para el productor de campo adentro, donde a veces no cuentan ni con caminos adecuados para entrar o salir.

2021-10-14 18:00:03
Relacionados

El Portal de las Cooperativas es una producción digital de libre acceso
©Todos los derechos compartidos.

Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la editorial.
Agradecemos citar la fuente cuando reproduzcan este material.


> Directora
Natalia Schnaider
> Secretario de redacción
Pablo Bussetti
> Diseño gráfico
Rodrigo Galán
> Redacción
Silvana Angelicchio, María Cielo Di Stéfano, Agostina Álvarez, Ivana Barrios, José Olmedo y Daniel Saladino
> Difusión en redes sociales
Santiago Bussetti y Camila Bussetti
> Colaboradores
Mauro Salvador, Claudio Eberhardt, Valeria Villagra, Sabrina Del Valle y Melisa Santanafesa.

Es un producto de:

Matrícula INAES 40.246. 

2022Copyleft Todos los derechos compartidos / Propietario: Cooperativa de Trabajo EcoMedios Ltda. / Domicilio Legal: Gorriti 75. Oficina 3. Bahía Blanca (provincia de Buenos Aires). Contacto. 2914486737 – ecomedios.adm@gmail.com / Director/coordinador: Pablo Bussetti. Fecha de inicio: nov. 2017. DNDA: En trámite

Desarrollado por Puro Web Design.