Fabrican ladrillos ecológicos y cuidan el medio ambiente

0

La materia prima surge a partir de material de descarte de la industria minera. Los bloques son resistentes y más livianos que convencionales.

La Cooperativa de Trabajo Parceros Limitada es un emprendimiento tucumano que produce 50 mil bloques de ladrillos ecológicos mensuales, que luego los comercializa para la construcción de viviendas particulares, ampliaciones y para la edificación de módulos habitacionales.

Estos bloques surgen a partir de un material de descarte de la industria minera conocido como perlita expandida, que se obtiene de un proceso industrial con la perlita, una roca volcánica que se extrae de yacimientos mineros ubicados en Salta.

“En una planta procesadora de perlita, que funciona en Lastenia, al este de Tucumán, se recibe la roca volcánica y, luego de un proceso industrial, se genera el material de descarte. Es un polvo muy fino y liviano que, al volar con el viento, queda suspendido en el aire como ocurre con la ceniza que arrojan las chimeneas de los ingenios. Aunque no es tóxico, genera una atmósfera irritante para los habitantes de Lastenia. Nosotros utilizamos este residuo minero como materia prima para fabricar ladrillos”, detalló el presidente de la Cooperativa Parceros, el geólogo tucumano Álvaro Luis Alderete Hassan.

Asimismo, agregó que esta perlita expandida tiene varias ventajas para producir ladrillos. “Estos bloques ecológicos son resistentes y más livianos que los ladrillos convencionales. El trabajo de construcción es mucho más rápido y a un menor costo. Además, el material de los ladrillos es un aislante térmico y acústico”, añadió Alderete Hassan. Por otro lado, enfatizó que el producto tiene aprobada la Solicitud de Patente de Invención, que fue publicada por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI).

Proceso de producción

Cumpliendo con el protocolo autorizado por la Secretaría de Medio Ambiente de Tucumán, la Cooperativa traslada el polvo de descarte minero desde la planta procesadora de Lastenia hasta sus instalaciones ubicadas en Banda del Río Salí. Para realizar este trabajo utilizan bolsas especiales, totalmente cerradas, de un metro cúbico de capacidad que permiten trasladar el material sin que se vuelque al exterior.

Una vez que llega a la fábrica de ladrillos, la perlita expandida ingresa en la línea de producción. Primero se mezcla el polvo con agua y cemento, luego se coloca esta preparación en una prensa hidráulica con molde que la comprime. Luego de este paso, se obtienen los bloques terminados.

Como podemos observar a partir de los datos mencionados, el proceso productivo es completamente sustentable porque no se utiliza la quema para consolidar los bloques de construcción, como ocurre con los ladrillos tradicionales. Los bloques de perlita expandida se consolidan con el cemento y se secan a temperatura ambiente durante 28 días.

Por último, Alderete Hassan manifestó que el apoyo del Fondo para el Fomento Productivo “fue el impulso que necesitábamos para terminar de adecuar nuestra planta de producción”.

Fuente: InTucuman.

Share.

About Author

Leave A Reply