Crece y se desarrolla una nueva esperanza

0

Con sólo dos años de funcionamiento y el horizonte puesto en la generación de empleo, pasaron de procesar cinco mil litros de leche por semana a ocho mil litros por día.

El objetivo de la Cooperativa de Trabajo La Nueva Esperanza Limitada es la generación de empleo a través de la elaboración de productos de calidad. En ese sentido, la entidad viene trabajando hace dos años para lograr su estabilidad y desarrollo.

La Nueva Esperanza nació como una alternativa láctea posterior al cierre de la planta SanCor en la localidad de Brinkmann. Está compuesta por quienes se quedaron sin trabajo en el momento del cierre de la fábrica y sus familiares, en total son doce personas.

En diálogo con El Portal de las Cooperativas, el integrante de La Nueva Esperanza, Walter Medina, afirmó que hoy en día la organización que produce quesos y crema “está estabilizada, tenemos un contador, asesores legales, hemos montado una estructura que nos permite competir hoy en el mercado, sobre todo con calidad que es a lo que apuntamos”.

El referente comentó con orgullo que en su origen la Cooperativa producía cinco mil litros por semana, mientras que ahora produce ocho mil litros por día. Asimismo, venden sus productos en Santa Fe, en San Juan, La Rioja y en el mercado regional y cuentan con punto de venta directa en la misma fabrica, una proveeduría.

“La idea es generar un buen ingreso, un buen excedente y generar más puestos de trabajo en la localidad.”, comentó Medina y agregó: “Cuando cerró la planta éramos dieciocho y hoy ya tenemos doce puestos de trabajos asegurados con gente nueva, con chicos jóvenes”.

En la misma línea, explicó que están saliendo “del ahogo financiero” que no les permitía crecer ya que muchos de los créditos o deudas que tenían hasta el momento fueron saldadas. Consideran que un factor fundamental para ello es el aumento de las ventas y el apoyo de la comunidad.

De igual modo, Medina destacó la fidelidad de los productores y productoras que trabajan con la Cooperativa y explicó que en un principio tuvieron “que usar el ingenio” y sus relaciones personales para hacer contacto.

“Hoy los productores les entregan la leche a las grandes empresas, éstas procesan la leche, realizan el queso, lo venden y después les pagan. Nosotros escuchando a los productores, les propusimos generarle el pago anticipado y nosotros confiar. De esa forma logramos atraer productores”, relató. Otro punto fuerte de la Cooperativa es el trato personal, “cuando tienen alguna inquietud que plantear, vamos al campo al tambo, cuidados mucho a los productores”.

Si bien la pandemia no afectó a la entidad solidaria de manera directa están sufriendo una “guerra de precios entre las grandes empresas” que exportan la leche y esto repercute en el valor final del queso. “El mercado está saturado, las ventas medias caídas si vos tenés que aumentar el queso la venta empieza a retrasarse, y lamentablemente las grandes mandan en el mercado”.

A pesar de esto, la Cooperativa se mantiene y apunta a un cierre de año con muchas expectativas. “Estamos detrás de un posible acuerdo con una gran empresa local que tiene distribución logística en todo el país”, adelantó Medina.

Surge una esperanza

La Nueva Esperanza nació legalmente el 20 de junio del 2018, de la mano de una parte del personal de Sancor Brinkmann. “Empezamos a abrir la puerta de la fábrica, que es un local que alquilamos y lo reformamos, invertimos en ese momento más de 14 millones de pesos”.

Medina recordó: “Algunos compañeros fueron reubicados en plantas de la zona y algunos quedamos de jornada libre, éramos dieciocho y veíamos que la mano venia dura. Por eso, decidimos buscar una alternativa, crear una Cooperativa de Trabajo y tomamos de modelo la cooperativa El Nuevo Amanecer”.

Sin embargo, tenían una complicación legal para conformar La Nueva Esperanza ya que al ser trabajadores de Sancor, no podían integrar otra Cooperativa láctea. Más adelante, llegaron a un acuerdo y pudieron trabajar en la organización a pesar de estar en jornada libre.

Por ese motivo, el primer año “prácticamente no se cobró sueldo porque seguíamos cobrando la jornada libre de Sancor y lo que se generaba iba para cubrir los compromisos que teníamos”.

El cooperativista explicó que por momentos la pasaron muy mal, pero que tanto la provincia como el gobierno municipal y la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) los apoyaron.

En la actualidad, la Cooperativa continúa trabajando y abriéndose camino en el mercado local y regional. Gracias al esfuerzo de cada trabajador y trabajadora logró salir adelante y no sólo conformarse como una entidad solidaria a cargo de su personal, sino como un ejemplo a replicar por otras organizaciones. “Yo creo que las Cooperativas son la mejor forma de producir e involucrar gente para que realmente se empiecen a generar más fuentes de trabajo, algunas de las cuales hoy están informales”, indicó Medina.

Share.

About Author

Leave A Reply