Tras una historia de espera, una localidad podría contar con agua potable por red

0

Luego de años de espera, anuncios e inauguraciones, un convenio y el trabajo conjunto, permitirá a la comunidad de Iriarte, acceder al servicio fundamental.

El intendente de General Pinto, Jorge Zavatarelli, y el presidente de la Cooperativa de Provisión de Servicios Eléctricos y Otros Servicios Públicos y de Crédito y Vivienda de Iriarte Limitada, Daniel Laugero, firmaron un convenio para la contratación de la obra “Reparación y puesta en funcionamiento de red de agua potable” de la localidad de Iriarte.

Mediante el acuerdo, la Municipalidad de General Pinto se comprometió a invertir recursos comunales por $4.310.000, en una primera etapa, y será la Cooperativa, la encargada de contratar los trabajos necesarios y llevar adelante el replanteo de la obra que ya tiene los trabajos en ejecución,

En tal sentido, el Municipio asumió el costo total de materiales y mano de obra, que demande la habilitación del servicio de agua potable.

Además del jefe comunal y el titular del Consejo de Administración de la Cooperativa, participó del acto la delegada municipal de la localidad, Stella Maris Torre.

Asimismo, en relación al servicio de desagües cloacales, proyectaron el compromiso por parte de la Cooperativa, “para hacerse cargo de la operación del servicio de cloacas, para el 100% de los vecinos, una vez concluida la obra de construcción de planta solar para lagunas de tratamiento, y la inmediata habilitación del servicio cloacal”.

Historia

Según una recopilación que pudo hacer El Portal de las Cooperativas, la obra para lograr la provisión del servicio de agua potable a Iriarte lleva un extenso recorrido y, a pesar de que se viene anunciando desde hace casi 14 años, los hogares de la localidad aún no tienen el servicio básico.

Luego de muchos años de pedidos y reclamos por parte de la comunidad, y de diversas promesas recibidas, el 20 junio de 2007, el administrador general del Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento Ambiental (Enohsa), Edgardo Bortolozzi, había recibido al por entonces intendente de General Pinto, Alexis Guerrera para evaluar la marcha de las gestiones para concretar las obras de instalación de servicios cloacales en las localidades de Germania y Coronel Granada, y de agua potable de red en Iriarte, entre otros proyectos.

En ese momento se había informado que la obra en cuestión ya contaba con el acuerdo para la financiación en su primera etapa, cuya ejecución tendría inicio sobre el final de ese mismo año 2007.

En esa línea, el 18 de septiembre del mismo año se firmó el convenio tripartito para el inicio de las obras que llevarían el agua potable de red a Iriarte, en su primera etapa de ejecución. El acuerdo fue firmado por Guerrera, Bortolozzi, y el presidente del Consejo de Administración del Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento (SPAR), como Ente Ejecutor, Juan María Viñales.

La primera etapa incluía la realización de perforaciones de explotación, acueducto e instalaciones en planta que, en el caso de Iriarte, tenía aparejada la complejidad al igual que todo el sistema que debe instalarse, de estar compuesto por una doble infraestructura para el agua tratada, destinada al consumo humano y, paralelamente, otra para el agua sin tratar, utilizada con fines domésticos.

En el caso del sistema de distribución de agua sin tratar, las obras incluían una fuente subterránea compuesta por tres perforaciones de explotación de las que se prevé extraer un caudal individual de siete metros cúbicos por hora a una altura de bombeo de 40 metros, la correspondiente cañería de impulsión de PVC y el tanque de almacenamiento, constituido por la cuba de plástico de fibra reforzado (PRFV), con una capacidad de almacenamiento de 50 metros cúbicos, ubicado sobre una torre metálica con una altura de fondo de 14 metros y una cañería de subida de acero de 100 milímetros de diámetro.

Para el sistema de distribución de agua tratada, se utilizaría la perforación de explotación y la planta potabilizadora por ósmosis inversa de la Cooperativa de Iriarte, debiendo construirse en esa etapa de obra la derivación desde el equipo de ósmosis a la cisterna de almacenamiento. La cisterna, construida en PRFV, con capacidad para almacenar 5 metros cúbicos, estaría montada sobre una plataforma de hormigón a + 0,20 metros sobre el nivel del terreno natural y almacenaría el agua enviada por el equipo de ósmosis inversa, sirviendo de alimentación al tanque de reserva de agua tratada, al que será.

A pesar de haberse firmado el convenio, el jueves 13 de marzo de 2008 se rubricó un nuevo acuerdo, esta vez, junto al por entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli para llevar a cabo las obras de saneamiento básico para ejecutar el servicio de agua potable en la localidad de Iriarte.

Asimismo, este nuevo documento, permitió avanzar en la segunda etapa, y por eso, Guerrera quedó todo dispuesto para la firma de un nuevo convenio entre las mismas partes que ya habían rubricado la primera etapa. Contemplaba el financiamiento del tendido de la doble red domiciliaria de agua potable para el consumo humano con la colocación del dispenser en los domicilios y agua para uso doméstico no apta para ser ingerida.

A mediados de agosto del 2008 se llevó a cabo la apertura de las ofertas en el marco de la licitación de la obra. Allí se presentaron dos empresas, aunque sólo una había cotizado la obra en $749.964,79, cuando el expediente estipulaba un presupuesto de $499.430.

En este sentido, habían agregado que “de esta forma el trámite avanza en su continuidad, hacia la adjudicación de la obra o, en caso contrario, un nuevo llamado a licitación, habiendo dejado constancia en el acta respectiva, que no fueron presentadas objeciones al acto administrativo”.

Por junio de 2009, dos años después del primer anuncio, las obras ya se encontraban en desarrollo, en el marco del Programa de Asistencia en Áreas con Riesgo Sanitario (PROARSA), para el financiamiento de la obra, consta de una primera etapa con la instalación de bombas, cañerías y cisternas en dependencias de la planta potabilizadora por ósmosis inversa de la Cooperativa Eléctrica y de Otros Servicios de Iriarte Limitada, y una segunda etapa con el tendido de la doble red de distribución de agua potable, hasta los dispensers domiciliarios, y agua para uso doméstico no apta para su ingesta.

Pero la empresa encargada de ejecutarla no había podido mantener la oferta, por lo que los trabajos se vieron postergados por más de un año, y en agosto de 2010 se llevó a cabo la apertura de ofertas para una nueva licitación de la obra de doble red de distribución domiciliaria de agua potabilizada por ósmosis inversa y agua para consumo doméstico en Iriarte, ahora en el marco del Plan Cuidar lanzado por la Provincia de Buenos Aires bajo el gobierno de Scioli.

Esta vez, el presupuesto era de 749.965. Se presentaron dos ofertas, aunque una fue rechazada debido a que la documentación presentada no cumplía lo requerido en el artículo octavo del Pliego de Bases y Condiciones. La segunda empresa solicitante fue ARR-CA S.R.L., con una cotización de $ 749.524,31, la que fue aceptada por lo que continuó el procedimiento administrativo hacia la adjudicación.

Una inauguración

El viernes 4 de septiembre de 2015, frente a las puertas del predio de la Cooperativa, que aloja los tanques de almacenamiento y las plantas potabilizadoras, se llevó a cabo el acto de inauguración del Sistema de Provisión de Agua Potabilizada por Ósmosis Inversa y Doble Red de Distribución Domiciliaria de agua potable y agua para uso doméstico no indicada para el consumo

En el comienzo del acto, las autoridades firmaron el acta de entrega de la Obra de Provisión de Agua Potable para la Localidad de Iriarte concluida, con una inversión de fondos provinciales por $ 3.818.646, que sumados a la aplicación de recursos municipales totalizaron $ 4.860.764.-, y el Protocolo Analítico que garantiza la calidad del agua provista por el servicio.

Hicieron uso de la palabra la secretaria de la Cooperativa de Electricidad y Otros Servicios de Iriarte Limitada, Marilí Suárez, y la Delegada Municipal Stella Maris Torre, con manifestaciones de gratitud hacia las autoridades presentes y destacando la importancia de la obra y el servicio para los vecinos de Iriarte.

En ese momento, el presidente del SPAR, Juan María Viñales, se disculpó ante los vecinos por las demoras en la ejecución de las obras que insumieron seis años, las que atribuyó a dificultades financieras de la provincia, imprevistos técnicos presentados por las características particulares de la doble red domiciliaria y el retardo burocrático.

Por último, se trasladaron tres cuadras para observar el trabajo de los operarios de instalación de cañerías en el sector de inicio de la ejecución de la obra de desagües cloacales en la localidad de Iriarte.

No obstante, y a pesar de ya estar inaugurada la obra, la población continuó sin tener acceso al agua potable de distribución por red.

A principios de noviembre de 2018, el intendente de Guerrera, mantuvo una reunión en busca de avanzar en la puesta en marcha definitiva del servicio, en este caso con el director provincial de Agua y Cloacas, Martín Heinrich.

El objetivo del encuentro fue desarrollar una planificación para concretar la definitiva puesta en funcionamiento del fundamental servicio de agua potable por red para localidad, además de coordinar la futura inauguración del sistema de cloacas.

En este caso, los desagües cloacales cubrirán al 90% de la población e incluirán 449 conexiones domiciliarias, 13.336 metros de cañería, 14.234 metros cúbicos de suelo removido, 62 bocas de registro, 15 cámaras de acceso y 400 metros cuadrados de pavimento.

Luego de todo el recorrido, que ya lleva unos 14 años, será el trabajo coordinado entre la Cooperativa y el Municipio, el que le otorgue el servicio de agua potable de distribución por red a la comunidad.

Share.

About Author

Leave A Reply