Se unieron para armar un vivero

0

En San Juan, referentes barriales decidieron organizarse para tener una salida laboral.

La Cooperativa de Trabajo Flor Urbana Limitada, que recientemente recibió su matrícula, nació como consecuencia de la unión de los y las referentes barriales de villas relocalizadas de la ciudad de Rawson, en San Juan. Ellos y ellas se convocaron para hacer un trabajo social y territorial. Comenzaron con talleres de prevención para mujeres y jóvenes de la zona que les permitió detectar algunas problemáticas, como el desempleo. Por eso, decidieron armar un vivero, bajo el formato de una Cooperativa, como una respuesta laboral para los vecinos y vecinas.

En contacto con El Portal de las Cooperativas, la presidenta de la organización, Liliana Romero, contó: “Siete comunidades unidas para hacer este trabajo y fortalecernos y no decaernos, porque el año pasado (2019) era como que se nos venía abajo todo, habían muchas mujeres que necesitaban trabajar, sostener sus casas, y querían abandonar. Teníamos más cantidad de mujeres que de hombres.”

Los y las cooperativistas tuvieron que capacitarse por dos años para poder emprender un vivero. Tuvieron que acudir a la ayuda del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y visitar el vivero provincial para aprender sobre plantines de huertas, manejo del suelo, plantas ornamentales y hasta de arbolado público.

En la actualidad, recibieron un terreno en comodato en el Polo Cooperativo de Rawson. Allí, planean comenzar con los trabajos necesarios para poder instalar el vivero. En ese sentido, Romero, comentó: “Tenemos nuestro terreno, tenemos que marcar nuestro lugar para ver que nos alcanza para trabajar ahí y también pensar el vivero. Nos lleva tiempo, porque nosotros tenemos que plantar y hacer el arbolado público y lleva un proceso. Empezaremos con lo que tenemos, con lo que es flores, con plantas de huerta, hasta que podamos seguir con el tema del arbolado”.

En la casa de Liliana Romero pudieron emprender hasta que el terreno cedido esté a punto. En ese lugar, los trabajadores y las trabajadoras lograron preparar 800 plantines de tomates, 500 de melón, han puesto semillas con flor para las huertas, ruda y 50 plantas de rosas que sirvieron para venderlas para el día de la madre.

Como proyección, la Cooperativa espera poder trabajar en lo social. Al respecto, la presidenta Romero, explicó: “Nuestra idea es poder recibir a chicos con programas para poder capacitar, porque nosotros ya estamos preparados para capacitar. Nosotros sabemos formar las bandejas con los plantines, el preparado de la tierra, hacemos tierra orgánica. Creemos que podemos dar una salida laboral; si nos apuramos un poco el año que viene poder recibir jóvenes, sobre todo porque es una forma de incluir, que es lo que estamos necesitando en estos tiempos”.

Los y las cooperativistas, al ser referentes barriales, también tienen trabajos solidarios. En el caso de Liliana Romero, forma parte de un merendero que ayuda en la alimentación a cerca de 100 niños y niñas. Eso se refleja en los demás trabajadores que son parte de la Cooperativa. Pues, ellos y ellas están insertos en barrios que fueron relocalizados, porque las familias vivían en villas de emergencia. Esa zona es de extrema vulnerabilidad, donde muchas personas están en situación de pobreza. Por eso, Liliana argumentó: “Ninguna de las familias que vivimos acá hemos decido tener situaciones difíciles en la vida y no todos hemos tenido las mismas problemática. En todas las comunidades hay gente con problemas graves y ¿sabe lo que falta en estos lugares? Posibilidades”.

Share.

About Author

Leave A Reply