Se cumplió un siglo de una represión que marcó un antes y después en la lucha obrera entrerriana

0

Ocurrió en la localidad de Villaguay, en el centro mismo de la Provincia.

El 11 de febrero de 1921 se produjo una de las represiones más violentas que ha sufrido el movimiento obrero entrerriano. Hechos que no fueron fortuitos, sino que se produjeron en un momento clave, cuando se gestaba una organización clasista e independiente de los intereses de las clases y partidos dominantes.

Los hechos abrieron un ciclo de ofensiva burguesa que coronó con la sangrienta represión del 1 de mayo en Gualeguaychú, y terminó por desarticular el importante movimiento organizativo que venían realizando las organizaciones de obreros y obreras que entrarían en una fase de reflujo hasta, por lo menos, 1927.

En 1920 se fundaron 34 sindicatos. A nivel de la conflictividad, por su parte, desde los últimos meses de 1917 se venían registrando una multiplicidad de conflictos entre los que se destaca un importante movimiento huelguístico de los estibadores a lo largo y ancho de la provincia.

El Cooperativismo
Simultáneamente a la expansión de la organización sindical, en la provincia se venía desarrollando un importante movimiento cooperativista, impulsado por diferentes sectores en la provincia, destacándose entre ellos los y las militantes del Partido Socialista (entre ellos inmigrantes de la Rusia zarista incluso con experiencia en la militancia revolucionaria dentro del POSDR) y encontrando en las colonias judías entrerrianas un lugar privilegiado de desarrollo de dicho asociativismo.

Los acontecimientos

El conflicto se inició con la protesta del Sindicato de Oficios Varios de la vecina localidad de Villa Domínguez en reclamo de un aumento salarial, en el contexto general de los conflictos de los estibadores, quienes venían realizando huelgas y boicots en distintas localidades de la provincia desde 1918.

El secretario del sindicato era José Aksentzoff, militante socialista de origen ucraniano, empleado del Fondo Comunal y organizador del primer sindicato de estibadores de Domínguez.

En el marco del conflicto salarial, el 1° de febrero, unos estibadores se negaron a descargar las bolsas de cereal de unos colonos de apellidos Levitsksy y Krementchutsky, propietarios de las trilladoras, cuyos peones no estaban federados. A raíz de este incidente se produjeron enfrentamientos a golpes y hubo detenciones: Aksentzoff y el resto de los integrantes del sindicato fueron brutalmente golpeados. Al sindicalista se lo mantuvo detenido, acusado de “agitador profesional”.

Tras varias reuniones se organizó un mitin en la ciudad de Villaguay, al cual asistieron trabajadores de localidades vecinas cómo Villa Clara, Domínguez, Capilla, Jubileo, San Salvador y Concordia. Fueron reprimidos a tiros por una “Brigada Blanca”, que se formalizaría en los días subsiguientes como la Liga Patriótica de Villaguay, al mando de los hijos del terrateniente y senador liguista Alberto Montiel. Hubo insultos y disparos.

La policía local, por su parte, también intervino en la represión contra los obreros. El saldo: 5 muertos y una treintena de heridos, en su mayoría obreros, a raíz de la caza de brujas posterior y 76 manifestantes detenidos.

A partir de este momento, la represión, tanto de parte de la policía cómo de la Liga Patriótica, alcanzó su punto más álgido, con gran cantidad de obreros rurales detenidos y golpeados. Debido a la repercusión nacional de los acontecimientos, Aksentzoff recuperó su libertad mediante una orden judicial, no sin algunas golpizas en el medio y debió abandonar la provincia, en el medio de una fuerte campaña antisemita, al no contar con las mínimas garantías para su vida.

Finalmente, el 22 de marzo, el juez Izaguirre decretó la liberación de todos los detenidos.

Tras la represión, desorganización y reflujo

Los acontecimientos de Villaguay no se agotaron en esos sucesos, se hilvanarían en el entramado represivo que entretejió la ofensiva burguesa sobre la clase trabajadora con su vertiente militar y paramilitar, en un proceso que condujo a los hechos más conocidos del 1º de mayo de aquel año en Gualeguaychú, donde desataron una cruenta represión sobre quienes celebraban el día internacional de los trabajadores, con complicidad de la burguesía local y el cura de la ciudad.

Esto redundó en un proceso de enorme desmovilización que culminó con la desaparición de una gran cantidad de los sindicatos que se habían organizado.

Fuente: Rusos y rojos en Entre Ríos: a cien años de la represión de Villaguay, del investigador entrerriano Alejo Mayor.

Share.

About Author

Leave A Reply