Se anunció la segunda edición del Congreso de la Economía Social y Solidaria

0
Del 16 al 18 de septiembre, la convocatoria tendrá por consigna “La economía popular ante la crisis. Por la defensa de derechos y hacia una economía social y ambientalmente sostenible”.

Con sede en la Universidad Nacional de Quilmes, y acompañada por las universidades nacionales de Provincia de Buenos Aires, General Sarmiento, San Juan y Tres de Febrero, junto la Red Universitaria de Economía Social y Solidaria (RUESS), se realizará el Segundo Congreso Nacional de Economía Social y Solidaria

El encuentro se planteará un objetivo certero, trazando puentes entre la Economía Social y Solidaria y la Economía Popular, dos materias que aunque tienen cada una su propia composición, han venido demostrando varios puntos en común, sobre todos desde la expansión hacia la comunidad que han adoptado las organizaciones mutuales y cooperativas.

El cónclave transitará por el actual contexto de crisis, pero también, pensando cómo estas prácticas y perspectivas aportan al sostenimiento y construcción de los Derechos Económicos, Culturales y Sociales (DESC) y contribuyen asimismo para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por las Organización de Naciones Unidas.

Serán doce los ejes de trabajo, que pretenden abarcar un amplio temario que incluye: 1) Enfoques y debates sobre la Economía popular y la ESS; 2) Formación, educación y capacitación en ESS; 3) Mercados, comercialización, consumo y finanzas; 4) Cooperación social, empresas, emprendimientos y cooperativas sociales; 5) Cuidado del ambiente, reciclaje y economía circular; 6) Comunicación, tecnologías digitales, tics y diseño en ESS; 7) Turismo social y solidario o de base comunitario; 8) Cultura comunitaria y arte; 9) ESS y género; 10) Innovación social y tecnológica; 11) Trabajo y autogestión, cooperativas de trabajo y empresas recuperadas; 12) Soberanía alimentaria y agricultura familiar.

El Congreso se propone contar, relatar y analizar la socioeconomía, como aporte para alcanzar un desarrollo sostenible desde el fortalecimiento de los derechos al trabajo, la salud y la educación. Los organizadores consideran que las prácticas del la ESS aportan al cumplimiento efectivo de los derechos económicos, sociales y culturales, como institucionalización del principio de defensa de la vida humana y de la naturaleza por sobre el productivismo y la acumulación de capital. Las desigualdades de acceso a la educación, al financiamiento, la vivienda, el trabajo y a la salud agravan las condiciones de pobreza y la segregación social, demostrando los límites del sistema hegemónico para garantizar la vida de todos los habitantes del planeta y el cuidado de la naturaleza.

Desde la perspectiva de los académicos, no hay desarrollo posible sin la comunidad organizada para resolver sus necesidades.

Fuente: Prensa con Opinión.

Share.

About Author

Leave A Reply