Repensaron parte de sus instalaciones para ampliar servicios

0

Ante las consecuencias de las inclemencias naturales como la bajante de los ríos y la sequía, redistribuyeron sus redes de abastecimiento, para dar agua cruda gratuita a la producción agropecuaria local. Además, sumaron un servicio de sepelio de amplia cobertura.

La Cooperativa de Provisión de Servicios Públicos Contraalmirante Gregorio Antonio Portillo Limitada brinda un servicio esencial de redistribución de agua potable para toda la localidad chaqueña de Juan José Castelli. La empresa de la economía social compra el agua potable al Servicio de Agua y Mantenimiento Empresa del Estado Provincial de Chaco (Sameep) y la distribuye a través de su red a las personas usuarias de la ciudad.

Según explicó el presidente del Consejo de Administración, Daniel Detzel, a El Portal de las Cooperativas, hace siete años la Cooperativa “potabilizaba” el agua desde el reservorio El Malhá, ubicado a unos kilómetros de la localidad. “Pero como era insuficiente porque la ciudad creció, se hizo el acueducto Puerto Lavalle, sobre el río Bermejo y a cargo de Sameep”; expresó.

Esto se debe a que Gregorio Portillo es la única entidad que distribuye el servicio de agua, por lo que llega a 11 mil personas usuarias socias, casi la comunidad en su totalidad.

Consultado por este medio sobre las faltantes de agua en Castelli en las últimas semanas, explicó que “hace cuatro o cinco años que el río Bermejo viene cambiando su cauce y dejando las bombas en banco de arenas. El cauce se tira para Formosa y luego vuelve. Y cuando cambia su cauce para Formosa, la planta no tiene cómo extraer agua”.

El acueducto de Puerto Lavalle abastece también a otras localidades como Fortín Lavalle, Villa Río Bermejito, El Espinillo y Miraflores, pero todas ellas cuentan con delegaciones de Sameep, menos Castelli, donde es la Cooperativa quien tiene que responder ante esta problemática que la excede.

“Aparentemente, los ingenieros que hicieron la obra no han tenido en cuenta algunos aspectos como el corrimiento del cauce del río. La gente puede creer que es tema de la Cooperativa, pero el agua como recurso está bajo el Estado”, manifestó.

Detzel reflexionó sobre el conflicto ambiental que atraviesan todos los grandes reservorios naturales de agua dulce de la región. “En estos dos o tres años, el Bermejo, Paraná y Paraguay han tenido bastantes problemas por la bajante. Parece ser una constante de todos los ríos”, indicó.

Agua para afrontar la sequía

El presidente cooperativo contó que por primera vez en esta Cooperativa, y como recurso único en la provincia, reutilizaron la antigua red de agua enlazada a El Malhá para brindar agua cruda a productores locales. “Al realizarse el acueducto (Lavalle), quedó ocioso el anterior, que era para traer agua del reservorio. Con la sequía del año pasado, hemos resignificado y estamos redistribuyendo a más de 30 productores, que han pagado los materiales (de la obra)”, explicó. “Es único en la provincia en cuanto a servicios, potenciando la actividad productiva, se les cobra un pequeño canon y de paso mantenemos activas las cañerías dos veces por semana. Los productores han hecho la inversión, y es un recupero, porque hoy un inmueble que tenga agua por acueducto vale oro”, añadió.

Además, esa misma agua cruda, la colocaron en una cisterna y, a través de tres jirafas en la ciudad, se otorga de forma gratuita para todo lo no sea consumo vital (para beber), es decir riego, construcción, consumo animal, etcétera. “De esta manera también economizamos la potabilización del agua”, destacó.

Sepelios

Es un servicio que llegará con carácter “cooperativo y solidario”, señaló Detzel, sobre el servicio secundario que empezarán a ofrecer prontamente al grupo societario. Por la amplitud de su alcance, remarcó que llegará a más del 80% de Castelli. Consistirá en un aporte de un litro de nafta súper (alrededor de $100), para obtener este servicio de sepelio, con traslado incluido, “tanto al socio, al cónyuge e hijos menores de 18, y en caso de que sea estudiante, hasta 25 años”, explicó.

“Es un servicio que ronda acá entre los $ 50 a $ 60 mil pesos, esto lo percibimos a diario, porque vivimos acá, y es algo imprevisible, tenes la pérdida de un ser querido y tenés a todos los familiares juntando plata para pagar, lo que menos puede es estar con la persona”, manifestó. Comentó que tenían un edificio donde funcionaba antes la oficina de la Cooperativa, la refaccionaron y remodelaron para hacer dos salas velatorias.

Share.

About Author

Leave A Reply