Remarcaron la docencia y la formación para mantenerse firmes

0

El mercado frutihortícola tuvo más fluctuaciones que las propias del sector producto de la pandemia y las restricciones de circulación. A pesar de las bajas en ciertas producciones y el aumento de precios, se destacó la docencia y la visión estratégica comercial.

La Cooperativa Frutihortícola Noreste Limitada tiene más de 40 años de antigüedad, y es una experiencia histórica de la economía social provincial ya que está entre las empresas más grandes que tiene la provincia.

Iniciando la década del ’80, cuando aún había un gobierno de facto en Argentina, el Mercado Municipal de Resistencia se encontraba en pleno crecimiento, ubicado en el centro de la capital chaqueña. La intendencia militar de ese entonces empezó a inquietarse y mandó a desalojar en menos de 48 horas ese inmenso predio que aún puede verse, con tiendas privadas de alquiler, actualmente.

“Molestaba toda la inversión que había ahí dentro, había más de 40 años de vida”, contó a El Portal de las Cooperativas, Américo Barúa, presidente de la Cooperativa. En esa desesperación, se reunieron para decidir qué hacer y dónde ir con el movimiento y las mercaderías. “Fue durísimo convencer a los operadores, pero como ya veníamos con la cabeza cooperativa, nos llevó dos años pero lo logramos”.

Hoy, la Cooperativa y el mercado central que gestiona tiene 200 personas asociadas y comercializan de forma activa unas 40. El 60% son productores de la zona (de las localidades de Makallé, Margarita Belén, Colonia Benítez y San Martín) que cosechan hortalizas y verduras.

Además, abastece al 80% de la población de Chaco con frutas, verduras y hortalizas. Tiene más de 600 familias vinculadas a la Cooperativa que trabaja de forma directa. “Es una de las empresas más grandes que tiene Chaco, y es chaqueña, no es una multinacional”, volvió a subrayar Barúa.

“Es un concepto de vida”

“Mi padre lo primero que me enseñó es el cooperativismo, tengo 67 años y 55 de cooperativismo”, relató y dijo que el punto de vista ideológico y estratégico es fundamental en la organización.

“Estoy convencido de que es uno de los mejores sistemas en el mundo. Hubo deterioro en la administración, y muchas están muy mal”, siguió y recordó que el último proceso militar destruyó al fuerte movimiento cooperativo del país.

“No entiendo al cooperativismo como una conveniencia coyuntural, nuestra empresa está firme, está viva, no la tumbaron las mayores crisis, además de una buena administración económica, hay un visión estratégica de un sistema asociativo”, expresó Barúa y apuntó: “El cooperativismo es un concepto de vida”.

Pandemia

El mercado de frutas y verduras se abastece de casi todo el país. El abastecimiento no se detiene, ya que ingresa mercadería de hasta 1800 kilómetros, como también de Brasil, Paraguay y Bolivia. “Estamos institucionalmente muy fuertes. Tenemos mucho para invertir, pero lo hicimos todo a pulmón, no tuvimos subsidios del Estado nunca.

“Nos tocaron todas las crisis, pero en la pandemia fue duro sostener la comercialización. Había 1500 personas por día que circulaban por este mercado, entre personas que compran y trabajan. Cada provincia se transformó en un nuevo peaje, con restricciones y prohibiciones”, indicó.

Docencia

Barúa explicó que los precios de la actividad son muy fluctuantes, dependen de la situación climática y de la oferta y la demanda. La climática afecta mucho, tanto inundaciones como sequías, este año sucedió con los cítricos en la región NEA. Y sobre la oferta y la demanda indicó que “cuando hay mucho cae el precio y si no hay, se levanta. Hay veces que en un día cambia dos veces”.

“Siempre aconsejamos como gran virtud que tiene nuestra actividad, que cuando no hay producto (escasez) que no compren, más si se puede suplir. Tenemos que hacer una docencia”. Agregó: “La diferencia en este mercado es que cuando un producto sube luego puede bajar (de precio), en otros como la carne o la nafta, eso no pasa”.

Share.

About Author

Leave A Reply