Quinientas ediciones de Acaecer

0

En el mes de marzo la publicación de la Asociación de Cooperativas Argentinas Cooperativa Ltda. llegó a su medio millar. Compartimos a continuación su editorial.

Con esta revista del mes de marzo, Acaecer alcanza las quinientas ediciones publicadas a lo largo de 44 años llevando al medio rural y urbano no sólo las últimas novedades tecnológicas sino también la investigación y desarrollo, los logros y servicios que se desprenden de la actividad que despliega la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA).

El universo de ACA congrega a 151 Cooperativas de primer grado y 50 mil familias situadas, en su mayoría, en nueve provincias argentinas que conforman la gran llanura pampeana y extra pampeana. Desde sus orígenes, que se remontan a la segunda década del siglo XX, esta entidad de segundo grado cooperativo distinguió a la comunicación como soporte fundamental para su desarrollo.

De allí que dos años después de fundarse la Asociación de Cooperativas, apareció el periódico “La Cooperación” (1924), cuyas columnas reflejan, desde entonces, la problemática agropecuaria y los avances institucionales, económicos y sociales de la actividad del cooperativismo agropecuario.

Cincuenta años después, en 1974, comenzó a publicarse Acaecer, casi simultáneamente a la aparición –meses después- de las ediciones “Acaecer Radial” en emisoras de los principales centros productivos del país.

Cuando esta revista comenzó a editarse, no eran muchos los que en el país percibían que las ventajas comparativas con que contaba la mítica Pampa húmeda habían perdido parte de su importancia y había llegado la hora de desarrollar las ventajas competitivas, que son fruto de la inteligencia, que combina útilmente los recursos naturales, la productividad del trabajo, el cambio tecnológico, la sustentabilidad productiva y ambiental, la administración económico-financiera para la gestión del negocio agropecuario. Ésta fue la idea que presidió la creación de Acaecer, que inspiró su prédica hasta hoy y que habrá de inspirarla en el futuro.

Precisamente, el material que contiene esta edición es un claro ejemplo de esta competitividad señalada, pues las “A Campo Abierto” realizadas en Armstrong y Chacabuco son una síntesis de la integralidad de la Asociación como proveedora de tecnología de punta y de soluciones a medida de los hombres de campo.

Al igual que esta revista, las muestras a campo reflejan una tarea progresiva, abonada por la innovación y el conocimiento compartido. Y es este crecimiento sostenido el que nos lleva a protagonizar un cambio de paradigma en nuestro mundo agropecuario, con resultados cuyos beneficios se derraman hacia toda la sociedad argentina.

Alguna vez señalamos en esta columna que “los conocimientos son como el polen de cualquier especie de planta: vuelan, caen en un lugar y proliferan. Si no fomentamos que se expandan caen en un determinado lugar que no tiene condiciones para reproducirse. Las ideas están. Quiénes las hacen, quiénes las utilizan, quiénes las prueban y quiénes las difunden es la clave”.

En Acaecer y en “A Campo Abierto” ocurre algo similar. Desde hace 44 años en el primer caso y 15 años en el segundo, los conocimientos de nuestro saber hacer en el campo, las innovaciones biotecnológicas, vuelan como el polen y son estimuladas para que caigan en mentes fértiles, deseosas de acrecentar el trabajo que se viene realizando en pos de mejores resultados.

 

Share.

About Author

Leave A Reply