Producen lencería para todos los talles

0

En Rivadavia, San Juan, un grupo de trabajadoras y trabajadores buscan dar una respuesta a un colectivo de personas que se encuentran marginadas cuando buscan indumentaria.

La Cooperativa de Trabajo Textil Manos Generadoras de Ilusiones Limitada nació en el año 2015 como resultado de un trabajo en el rubro textil que data de diez años antes de que obtuvieran la matrícula. En aquellos tiempos, un grupo de personas recibió por parte de las autoridades gubernamentales herramientas de trabajo. En este caso, unas máquinas de coser. Desde el 2005 hasta la fecha, el recorrido laboral llevó a los y las cooperativistas a confeccionar lencería para cuerpos que no están contemplados por el modelo de moda imperante. Una salida que busca dar respuesta a una demanda histórica de un colectivo de personas que se ven dejadas al margen a la hora de buscar indumentaria.

Desde el Departamento sanjuanino de Rivadavia, la tesorera de la organización, Laura Pintos, en diálogo con El Portal de las Cooperativas, comentó: “A nosotros en el 2005 nos dieron un Manos a la Obra. Nos dieron tres máquinas y empezamos a hacer slip para una persona de acá de San Juan. Después de eso, empezamos a comprar máquinas y en el 2012 nos hacen una propuesta de que si queremos formar una Cooperativa para poner más socios, no ser tres socios como éramos sino mucho más. Nos parece interesante porque ya teníamos en ese tiempo ocho máquinas y empezamos a tramitar para armar la Cooperativa”.

De esta manera, comenzaron a emprender un camino para producir todo tipo de indumentaria. Aunque, lo fuerte de ellas y ellos es la lencería. Pues el personal tiene experiencia laboral en la confección de este tipo de prendas. Lo interesante de la Cooperativa es que vio en la ropa interior de talles grandes una respuesta a muchas personas que deambulan de local en local en busca de una prenda a su medida. Esta producción les permite tener una demanda constante y, a la vez, cumplir un objetivo social.

La idea de hacer lencería con talles grandes surgió por una experiencia personal de Laura. Al respecto, dijo que “en los últimos años, por una enfermedad que tengo, empecé a engordar y fui mi ejemplo. O sea, salía a buscar y no conseguía; y si lo hacía, eran precios super caros que a veces era imposible comprar. Nadie se preocupa por la persona gorda. Es como que es mucho gasto y siempre hay un pero. Por eso hablé con todos los socios y dijimos vamos a hacer este tipo de lencería”.

Los trece integrantes saben que da buenas ganancias la producción de las prendas y por eso buscan que cada vez más comerciantes compren sus productos. En ese sentido, Pintos planteó que “le cuesta al comerciante. Vos le llevas la prenda y él la mira y dice: ‘Y esto tan grande, ¿a quién se lo vendo?’ Pero sí, sí te da resultados”.

Entre los objetivos a futuro, la Cooperativa busca elaborar lencería oncológica, para personas que recién están operadas de algún tipo de cáncer. Allí, el personal entiende que hay una necesidad y por eso quieren emprender ese camino también. “La lencería oncológica en el mercado se paga a precio dólar. Es muy caro y no todos tienen acceso a comprar un top post operatorio que es lo primero que te piden cuando te operan de una mama”, reflexionó la tesorera.

Share.

About Author

Leave A Reply