Piden apoyo al gobierno de La Rioja

0

En momentos de crisis e incertidumbre motivado por la pandemia del coronavirus, las pequeñas cooperativas del interior riojano padecen la falta de trabajo.

La Cooperativa de Trabajo 8 de Marzo Ltda., de la localidad de Campanas, departamento Famatina, cuenta con herramientas de relevancia tecnológica y alto grado de capacitación de sus socias. Con todo, todavía no puede hacer pie en el rubro textil, para consolidarse y generar una fuente de ingreso genuina que trascienda en el tiempo.

Una frase que sintetiza las ganas de trabajar de las socias la expresó su presidenta Nora Moya tras manifestar que “queremos que nuestra Cooperativa sea protagonista por nuestro trabajo”, al tiempo que aseguró que “necesitamos que el estado nos dé una mano, con lo que más nos hace falta que es materia prima, y que también se puede llegar a acuerdos para sea las instituciones del mismo estado sean las que compren nuestros productos”.

Con un local cómodo y muy bien equipado, actualmente la Cooperativa espera algún llamado o algún anuncio que la haga poner en marcha nuevamente. “Somos 20 socias, cuando nos iniciamos éramos 35, pero algunas determinaron irse por alguna otra propuesta mejor, surge la idea de formarnos como cooperativa con la ayuda de don Adolfo Díaz desde el 2015”.

“Estamos trabajando para tratar de salir adelante, siempre fue difícil la parte de generar un trabajo que no sea sustentable, hasta ahora trabajamos a fasón (para terceros), por ejemplo, para empresarios de La Rioja donde nos pagaban muy poco la camisa y no era rentable, por eso dejamos”, planteó la trabajadora.

Consideró que teniendo “toda la maquinaria y todos los recursos humanos capacitados necesitamos la ayuda desde el gobierno, por ejemplo tener la materia prima para nosotras generar nuestras propias herramientas y piezas, podríamos realizar ropa de trabajo, ropa para los hospitales, nos sentimos capacitadas y queremos asumir la responsabilidad como cooperativa, pero hay veces que no podemos porque las circunstancias no ayudan, se nos complica y muchas veces tenemos que dejar de trabajar”.

Completó la idea expresando que “hay temporadas que trabajamos bien y otras no tanto y hubo veces que tenemos que dejar de trabajar, para colmo desde el año pasado dejamos de cobrar un programa denominado línea 1, que era todos los meses, por eso estamos a medias, hacemos trabajos para la zona, pero no es rentable”.

La mejor maquinaria

Moya añadió que “tenemos las mejores máquinas, de todos los estilos y hasta una bordeadora muy buena, asimismo contamos con un mesón de cortes, tenemos el personal capacitado pero nos falta la materia prima”.

“Acá todas tenemos la capacitación de máquina, corte y confección, nos falta algo en la parte de cooperativismo, pedimos charlas para reforzar todo esto, si bien venimos de una comunidad donde ya hubo una cooperativa y nuestros abuelos nos dejaron ese espíritu, queremos saber sobre los principio del cooperativismo, también de las soluciones y de los problema”, expuso.

Con relación a los libros y la contabilidad de la Cooperativa, graficó que “tenemos una contadora de la capital y estamos lejos de solucionar los inconvenientes, no podemos porque no podemos juntarnos y trabajar en conjunto”.

Apoyo individual

Finalmente, la titular de la Cooperativa 8 de Marzo expresó que “pertenecemos a la Federación Fecolar, por medio de ellos se hicieron proyectos, fuimos al gobierno y desde allí lograron una ayuda por cuatro meses, que viene muy bueno para cada una de la familia”.

Por último Moya dijo que “queremos ser protagonistas en lo relacionado al trabajo, podríamos proveer a los municipios, delegaciones, áreas, ropa de hospitales, uniformes, barbijos, hicimos ropa de abrigo, frazadas, queremos ser nosotros los que fabriquemos y vamos directo al mercado porque cuando hay intermediario nos quedamos con muy poco”.

Fuente: El Independiente (corresponsalía de Chilecito, La Rioja), editado por Cooperativa de Trabajo Copegraf, asociada a la Federación Fadiccra.

Share.

About Author

Leave A Reply