Participaron de una importante jornada solidaria

0

El Juzgado de Paz de Luján donó más de mil kilos de papel, el cual tuvo como destino Usina Eco. Así se generaron ingresos para un servicio de voluntariado.

El servicio de Voluntarias del Hospital Nuestra Señora de Luján recibió por parte del Juzgado de Paz la donación de 1.125 kilos de papel, el cual fue vendido a la Cooperativa de Trabajo Usina Eco Limitada. El dinero obtenido es una importante ayuda para continuar con la tarea que realizan desde hace 54 años.

El juez de Paz, Alfredo Reyes destacó la labor de las voluntarias al convocarlas. “Todo lo que pueda hacer para ayudar a la comunidad en su conjunto, lo voy a hacer. Y en este caso le toca al hospital. Nos parece que hoy por hoy necesita mucho de la colaboración de los ciudadanos”.

Reyes explicó que “hay un procedimiento que tiene fijado la Corte por el cual, después de un determinado plazo, que es de cinco años, se pueden ir destruyendo expedientes, siempre con el permiso de la Corte”. Y la posibilidad ante la destrucción de un expediente, “es hacerlo ilegible y donarlo a alguna entidad de bien público”.

“Yo me comuniqué con ‘Usina Eco’ porque tampoco era fácil encontrar quien nos comprara el papel. Para nosotras es un montón, aunque las cosas que se compran en el hospital es todo en dólares, para los insumos como papel higiénico, jabón, pañales, todo suma. Y ahora estamos tramitando la personería jurídica”, contó Liliana Tadeo.

El servicio de voluntarias funciona desde 1967. El único ingreso son las Flores de Vida. Hoy, a causa de la pandemia, y debido a los pocos velatorios que ha habido ese ingreso bajó.

“Durante el año pasado, María Teresa Rial que es la presidenta, estuvo yendo casi todos los días al hospital porque siempre nos pedían insumos y ella es la que se comunica con el director. Y este año, hay cuatro voluntarias que empezamos a ir, en turnos de cuatro horas, y estamos en la salita. Frente a Dirección tenemos un lugar de trabajo, y estamos ahí, no hacemos el recorrido. Llamamos a los distintos servicios para saber qué es lo que necesitan y ellos nos dicen, y la enfermera o algún familiar del paciente lo retiran por la salita. Queremos retomar, pero es muy complicado porque somos todas personas mayores”, señaló la voluntaria.

Fuente: El Civismo.

Share.

About Author

Leave A Reply