Los inventores de San Luis unen imaginación, diseño y educación

0

Un grupo emprendedor crea objetos que no existen en el mercado, respondiendo así a demandas puntuales vinculando el diseño y la educación.

Se definen a sí mismos como “inventores de objetos”: esto los caracteriza y refleja el trabajo diario en la Cooperativa de Trabajo Salta La Chiva Ltda..

Las siete personas que conforman la organización se enfrentan con un problema y lo convierten en una solución creando objetos que no existen en el mercado. La historia de la Cooperativa empieza hace unos cinco años, cuándo se instalaron en la localidad puntana de El Volcán. Ahora, su taller y oficinas están en Juana Koslay, población aledaña a la capital provincial: “Entre cerros y ríos se arma nuestro paisaje cotidiano”, dicen.

Esteban Thimental y Karina Morinigo dialogaron con El Portal de las Cooperativas sobre sus proyectos y procesos de producción. La organización es multidisciplinaria y allí conviven diseñadores industriales y gráficos, profesores, maestros, una bióloga y una Licenciada en Educación Especial.

“Coincide que somos maestros en todos los niveles del proceso educativo así que conocemos las demandas de niños y niñas”, cuenta Karina. Eligen organizarse como cooperativa porque es una forma “más horizontal de tomar decisiones”.

Diseño, educación e infancia

La propuesta de la Cooperativa abarca desde la elaboración de juguetes al diseño de espacios habitables. Con el diseño de objetos, buscan soluciones y construyen propuestas creativas.

Los juguetes son originales, hechos de materiales nobles. “Nos enfocamos en las nuevas pedagogías, que muchas veces no se encuentran en la escuela. Creemos que la educación se transita con los sentidos”, explica Thimental.

También crean espacios lúdicos y elaboran mobiliarios para escuelas para ambientar los espacios y hacerlos más habitables. Además, trabajan con empresas, como Arcor y el Inti, en la organización de espacios de trabajo y en la creación de juegos.

Uno de ellos es el Kanban, una propuesta lúdica que simula el proceso productivo en una fábrica de juguetes e invita a reflexionar sobre las dificultades que impiden satisfacer los requerimientos del cliente.

Un círculo virtuoso de imaginación

La producción en la Cooperativa empieza cuando llega un proyecto, mediante la inquietud de alguna empresa u organización. Desde ese momento, todos los saberes de los integrantes se enfocan en ver la problemática y buscar la manera de resolverlo imaginando y creando objetos.

“Nosotros creamos algo que no existe en el mercado. Inventamos cosas. Después de la escucha del cliente, nos reunimos, pensamos la propuesta, imaginamos y va al taller. Tenemos que escuchar al cliente y cumplir el objetivo”, cuentan sus integrantes.

Sus propuestas siempre apuntan a pensar la educación y las escuelas. “Queremos volver a lo manual, a hacer con las manos. Queremos que se invierta en educación”, aseguran.

El círculo virtuoso de la imaginación se traslada al taller dónde ocurre la magia y van tomando forma las propuestas lúdicas.

Share.

About Author

Leave A Reply