“Las viviendas sociales en Argentina deben ser construidas por cooperativas de trabajo”

0

La frase pertenece a Christian Miño, presidente de la entidad que representa a la mayoría de cooperativistas de Trabajo, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT).

Junto a otras organizaciones cooperativas, gremiales y sociales, la CNCT tuvo una nutrida agenda en la previa a las PASO. Además del foro económico realizado en el microestadio de Ferro (Ciudad Autónoma de Buenos Aires) que compartió con la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Capital, y las federaciones Facta, Fedecaba, Actra y Gestara, entre otras organizaciones sindicales, la organización cooperativa de las trabajadoras y los trabajadores suscribió con la totalidad de las confederaciones de cooperativas y mutuales argentinas un documento con eje en políticas públicas que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía.

“Lo único que se puede rescatar de este tiempo tan negativo es que muchas de nuestras cooperativas aún están vivas y plantadas. Pero después, a nivel general, la situación es la que conocemos todos: el consumo interno que está prácticamente paralizado, la apertura de importaciones de manera indiscriminada que mató a varios sectores de la producción industrial, los tarifazos que son impagables”, aseguró en una entrevista Miño.

El cooperativista había denunciado oportunamente “la falta de una política del gobierno nacional destinada hacia el sector del cooperativismo de trabajo. De lo único que se encargan hoy es de intensificar cruces con afip, con organismos provinciales para dar de baja a cooperativas. Si la memoria no me falla, desde que arrancó el gobierno de Macri hasta la fecha, son más de seis mil las cooperativas cuyas matrículas fueron dadas de baja”.

¿La salida de esta crisis es el cooperativismo de trabajo?
El dirigente cooperativo le quitó la cuota de fantasía que se le suele atribuir a esta forma de organización: “El problema es económico. Si no se acomoda esto, la salida no van a ser ni las cooperativas, ni las pymes, ni los emprendedores. En su momento, en el 2003, una de las grandes salidas a la crisis en Argentina fue el cooperativismo de trabajo. Se fortaleció, hizo músculo y emergieron muchas organizaciones. Pero si la economía no está funcionando bien, no hay milagros”.

Para Miño “a veces se plantea casi como una cuestión mágica que el cooperativismo de trabajo va a salvar al mundo, pero me parece que hay determinados sectores que lo utilizan como parte de la flexibilización laboral. Hasta que en Argentina no tengamos una ley de cooperativas de Trabajo como corresponde, y no sepamos cuáles son los derechos de un cooperativista, va a ser muy difícil que podamos pensar que la gran salida es el cooperativismo”.

A la espera de la salida de Macri, la CNCT está convocando a todos los sectores de la entidad a debatir y plantear las ventajas y desventajas actuales en cada actividad: “Un punto de acuerdo es que todas las viviendas sociales en Argentina deben ser construidas por cooperativas de Trabajo. Entonces lo que pensamos es: cuántas viviendas estamos en condiciones de construir para el NEA, cuántas para el NOA, Centro y Sur. Pero no solo pensando en construcción, sino también saber, por ejemplo, qué capacidad tienen nuestras cooperativas textiles para ser parte de la cadena de producción de chalecos anti balas, guardapolvos, uniformes. Cómo podemos trabajar con la Red Nacional de Recicladores y Cartoneros, un programa de recolección diferenciada de residuos sólidos urbanos en cada municipio de la Argentina”.

Se puede leer la entrevista completa en este enlace.

Fuente: Prensa CNCT.

Share.

About Author

Leave A Reply