La Unión Europea apoya la comercialización de alimentos

0

Un nuevo local de alimentos fue inaugurado en San Salvador de Jujuy, de esta manera, crece la red de venta.

“La Unión Europea, que financia a Cauqueva en este momento, colaboró con dos de los tres comercios de Jujuy y parte del que está en el barrio porteño de Villa Devoto, y de la próxima apertura, a concretarse en febrero, de un local en la capital de Mendoza, que en ese caso estará a cargo de la cooperativa Cotravi”, comentó Javier Rodríguez, director general del proyecto y miembro de la Cooperativa Agropecuaria y Artesanal Unión Quebrada y Valles Limitada Cauqueva.

La entidad social y solidaria -que surgió en 1996- cuenta con otros dos locales en las ciudades jujeñas de Tilcara y Maimará, también en la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, La Rioja, Catamarca y ocho en la Patagonia.

Algunos de estos emprendimientos cuentan con la financiación del proyecto “Generación de valor añadido a procesos productivos agroindustriales de las organizaciones rurales de la Quebrada de Humahuaca”, impulsado por la Unión Europea.

La Federación de Organizaciones de Productores de Alimentos (Fopal) inició Alimentos Cooperativos, liderando el armado durante los primeros tiempos de la red. La Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados Limitada (Conarcoop) avanza en la comercialización de productos y acompaña la iniciativa como parte de la estrategia.

Es destacable el trabajo de la red, “cuando uno vende exclusivamente sus cosas, se reduce la cantidad de personas interesadas, en cambio, cuando se cuenta con un paquete tan amplio, como el que tiene Alimentos Cooperativos, que aglutina entre 700 y 800 productos de 17 provincias, se torna más interesante la oferta y se logran alcanzar mayores ventas”.

En el local de Cauqueva se venden pastas de trigo y de maíz libres de gluten, aceites de oliva de Córdoba, Mendoza, San Juan y La Rioja, y 20 tipos de yerba mate provenientes de Misiones y Corrientes, entre muchas otras.

El referente destacó el valor agregado que se le coloca a los bienes de primera necesidad, “la sociedad está perdiendo la disponibilidad de buenos alimentos por plata. A partir de ahí es que queremos hacer una propuesta diferente”.

Campesinos y campesinas encontraron en la dinámica cooperativa una estrategia para generar alternativas de producción y comercialización que les permite obtener condiciones más justas para la venta de sus productos. A partir del año 2003, implementa el Programa Integrado de Cultivos Andinos, acción que les permite articular la comercialización justa de la horticultura y recuperar productos andinos ancestrales con la promoción de su valor comercial. De esta forma, productores y productoras, áreas estatales y organizaciones de la economía social trabajan juntas.

Fuente: Prensa Conarcoop.

Share.

About Author

Leave A Reply