La enología, una labor al servicio de la producción y la economía solidaria

0

La industria vitivinícola tiene un gran crecimiento en las provincias cuyanas y la tarea de enólogos y enólogas es fundamental para todo el proceso de elaboración de vinos.

En el mes de septiembre, se rinde un homenaje a las y los profesionales de la enología. El seis de septiembre, es el día del enólogo y enóloga en la Argentina, rememorando aquel año de 1862 en el que Domingo Faustino Sarmiento inauguró la Quinta Normal de San Juan, que en 1939 pasó a llamarse Escuela Nacional de Fruticultura y Enología.

Esta institución, fue declarada Patrimonio Cultural y Natural, Material e Inmaterial de la Provincia de San Juan en el año 2001. Tiene una gran importancia ya que fue la primera escuela en enseñar enología en Argentina y Sudamérica. Hoy impulsa y lleva adelante la formación técnico profesional de cientos de alumnos y alumnas.

Para reflexionar sobre esta actividad, desde El Portal de las Cooperativas, dialogamos con una enóloga y un enólogo que se desempeñan en diferentes Cooperativas mendocinas, con la intención de comprender su tarea; pero, además, la importancia que tiene para el trabajo y la economía popular.

Verónica Moreno, es enóloga de la Bodega No me olvide, perteneciente a la Cooperativa Agropecuaria de Provisión, Transformación, Comercialización de Contratistas de Viñas y Frutales, Trabajadores y Productores Agropecuarios, Artesanos y Vitivinícolas Cotraavi Limitada. Al ser consultada sobre su rol, Moreno contó: “Mi puesto en la bodega es un trabajo que no sólo se inicia desde la finca, para la determinación de cosecha; sino que también estamos en todo lo que es la producción. Todas las decisiones que se deban tomar durante la elaboración, durante la cosecha, pasan por el enólogo. La enología es un estilo de vida.”.

Al hablar de las características de los vinos que elaboran en Cotraavi, Moreno expresó: “Si bien la bodega siempre tiene como meta, poder elaborar y mejorar la calidad de sus vinos; cada vino es distinto. Ya sea por su año, con respecto a la cantidad de quintales que se producen, o por el clima, o porque justo se determinó con el grupo a cargo de la elaboración que queríamos ciertas características del vino. Básicamente es esa la función del enólogo, cuidar la producción y estar en todas las decisiones fundamentales en el proceso de elaboración”.

Por su parte, Fabio Zamora es segundo enólogo en la bodega de la Cooperativa Vitivinícola y Productora Agraria Goudge Limitada. Zamora, quien además forma parte de la Juventud de Cooperativas Vitivinícolas, se refirió a su puesto: “Mi función en la bodega es guiar y controlar cada punto del proceso de elaboración de los vinos y de los mostos”.

Cumplir esta función, en el marco de una entidad cooperativa, le agrega un plus a la tarea de cada enólogo y enóloga. Para Verónica Moreno, es toda una enseñanza: “Formar parte de la Cooperativa es un trabajo diario de aprendizaje, gracias a ese contacto directo con el socio de la Cooperativa, que es el pequeño productor. Juntos determinamos la cosecha, vamos viendo cómo va elaborándose el vino, ellos a la par mía pueden ir probándolo para tener un parámetro de lo que estamos buscando. Y en el momento de tener el vino fraccionado, como fue el vino Del Contratista, hacer que ellos lo probaran y que te digan esto era lo que buscábamos o que les gusta. Eso es lo que significa trabajar en Cotraavi”.

Por otro lado, Fabio Zamora resaltó un aspecto muy significativo en el trabajo cooperativo: “Para mí ser enólogo de la Cooperativa y formar parte de la misma es algo muy lindo, ya que provengo de una familia vitivinícola que también está asociada. Por lo tanto, me genera una satisfacción muy grande poder elaborar vinos con las uvas de mis padres”.

Share.

About Author

Leave A Reply