La Cooperativa Obrera, en camino hacia el centenario

0

La Cooperativa Obrera Ltda. de Consumo y Vivienda, una empresa social concebida por un grupo de trabajadores bahienses que reaccionaron ante el abuso de precios que padecían al momento de abastecerse de un alimento tan esencial y simbólico como era el pan, comienza a transitar su camino hacia el centenario.

Más allá de que ha pasado casi un siglo, las circunstancias actuales hacen cierta la clásica frase de que “si no existiera, habría que crearla”, reconociendo el acierto de aquellos 173 consumidores que se reunieron en asamblea fundacional en la tarde del domingo 31 de octubre de 1920 y de todos los que prosiguieron el camino.

Aquellos pioneros, al igual que los obreros ingleses de Rochdale que dieron origen al cooperativismo en 1844, contaban con más voluntad que medios y tenían más urgencias que tiempo, pero estaban convencidos de la formación de una cooperativa como depositaria de sus mejores esperanzas, protegidas por el compromiso de cimentar el funcionamiento institucional en los firmes pilares de valores y principios doctrinarios capaces de perdurar mientras se los respetara.

Así. concibieron una empresa de puertas abiertas, con libre entrada y salida de quienes desean decidir por sí mismos en defensa de sus legítimos intereses, implantando el control democrático como reaseguro de la honestidad y estableciendo la ausencia de privilegios para los fundadores o los económicamente más fuertes.

También utilizaron el capital no en función del lucro sino del servicio, retornando proporcionalmente el excedente del balance económico; respetaron la autonomía e independencia de gobiernos y poderes extraños, y apostaron a la educación como forma de elevar el saber colectivo y fortalecer la innovación generadora del constante progreso.

Finalmente, propiciaron la integración con otras cooperativas para avanzar hacia formas superiores de gestión y exhibieron una efectiva preocupación por la comunidad traducida en cuidar permanentemente la calidad de los productos, la salud, el medio ambiente, la cultura y, en general, el bien común.

Tras aquel hecho central que sentó las bases y permitió asegurar la calidad, el precio justo y el peso exacto de un producto como el pan -alimento central en la dieta de aquella época-, la Cooperativa Obrera dio un nuevo y trascendental paso en su historia el 1 de mayo de 1932, cuando inició la distribución de artículos de almacén, dando comienzo al servicio de abastecimiento cooperativo de alimentos y bebidas que, inicialmente, se afianzó en los barrios bahienses y luego se extendió a una amplia región. El presente encuentra hoy a la empresa con 130 sucursales, distribuidas en cuatro provincias: Buenos Aires, La Pampa, Río Negro y Neuquén, generando más de 5.500 empleos directos e indirectos y cerca de alcanzar los dos millones de asociados.

Este exitoso camino, siempre fiel a su historia, se refleja en la permanente vocación de servicio que evidencia la Cooperativa Obrera y se pone de manifiesto no sólo en la genuina y profunda preocupación por satisfacer las necesidades de los asociados, los consumidores y las comunidades en las que está presente, sino en la convicción de acercar el servicio cooperativo a cada vez más hogares.

Fuente: Prensa Cooperativa Obrera.

Share.

About Author

Leave A Reply