Homenaje del IMFC a la Gesta Patria

0

Con el título “El sueño de un país con más democracia y justicia social”, el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC) difundió un comunicado que retoma los principales puntos del reproducido en 2010, en ocasión del Bicentenariode la Revolución de Mayo de 1810.

“Es tiempo de celebraciones y evocaciones. El sueño eterno de la revolución, encarnado en los hombres y las mujeres de Mayo, revive en estos días de festejos y homenajes. Los ideales de libertad, igualdad y fraternidad, de un nuevo contrato social, de la democracia participativa, de una nueva y gloriosa nación reverdecen en esta época de globalización y crisis. La vocación transformadora de Moreno, Belgrano y Castelli, entre otros recordados próceres de la gesta patria, marcó una impronta que a lo largo de estos años mantuvo la vigencia de las causas justas e imperecederas”.

“Aquellos constructores de la Argentina naciente se nutrieron con lo más avanzado del pensamiento de su época. Su mirada fue más allá de la encrucijada histórica que les tocó vivir y su gran mérito, además de las tácticas políticas del momento, fue incidir sobre el sentido común dominante y acumular fuerzas para que las utopías emancipadoras se hicieran realidad”.

“Entonces, como a lo largo de los dos siglos que estamos conmemorando, las ideas y los proyectos de un país para todos, con desarrollo pleno de las fuerzas productivas, generación de riqueza y justicia distributiva han tropezado con los intereses del privilegio y las pretensiones hegemónicas de los poderosos de adentro y de afuera”.

Más adelante y luego de repasar los principales acontecimientos desde ese momento clave de la historia y el presente, la declaración del IMFC señalaba:

“Mariano Moreno tuvo claro el papel de los medios de comunicación en la formación de la conciencia ciudadana y por eso fundó el periódico La Gaceta de Buenos Aires, en la que acuñó como epígrafe un pensamiento de Tácito: ‘Rara felicidad la de los tiempos en que es lícito sentir lo que se quiere y decir lo que se siente’”.

“Por aquel entonces no se hablaba de la batalla cultural o la concentración mediática, pero la confrontación de ideas y la necesidad de estimular el pensamiento crítico ya formaban parte de la agenda prioritaria a la hora de cimentar el camino hacia la independencia definitiva”.

“Así llegamos al presente, con debates obligados por la crisis civilizatoria del mundo contemporáneo. ¿Cómo garantizar el bienestar de la humanidad? ¿De qué modo preservar el planeta? ¿Cuál es el contenido de la democracia en el Siglo XXI? ¿Es posible una Argentina para todos y todas?”.

“Los cooperativistas nucleados en el IMFC somos partícipes activos de esta tarea impostergable y para ello aportamos la Propuesta Cooperativa para construir un país con más democracia y equidad distributiva. Son ideas elaboradas a partir de los valores y principios de la cooperación, nutridas con una profunda visión humanista y cargadas de un auténtico sentimiento patriótico”.

Hoy, en este tiempo de crisis sanitaria, de pandemia provocada por el coronavirus Covid-19, mantiene plena actualidad el fragmento final de la declaración que hicimos en aquel memorable festejo del Bicentenario de la Revolución de Mayo, al decir:

“En el pasado remoto y reciente, los argentinos y argentinas pudimos superar situaciones dramáticas, reconstruir el tejido social y sostener las bases de la república. Hemos dado muestras de creatividad, empeño y capacidad de superar la adversidad a través de la ayuda mutua y el esfuerzo propio. Fuimos y somos constructores de vínculos solidarios e infinidad de organizaciones populares”.

Tal como señala el mensaje del presidente de la Alianza Cooperativa Internacional en una reciente declaración: “Es muy probable que el orden global cambie a partir de ahora. La profunda crisis sanitaria, pero también económica, financiera, social y en muchos casos política, derivará en nuevos caminos hacia el desarrollo de nuestras sociedades. Cómo será ese desarrollo es el debate central que debemos encarar. La humanidad está envuelta en una tremenda pandemia con un altísimo costo en vidas humanas. Y ha llegado a esta instancia en condiciones de suma fragilidad por la enorme desigualdad imperante y el profundo desequilibrio ambiental que la acción humana ha provocado”.

“Quienes diariamente construimos economía en base a la democracia, la solidaridad y la justicia social, sabemos que es posible generar desarrollo con inclusión social y cuidado del ambiente. Muchos líderes globales comparten esta visión. Por eso auguro, a pesar del dolor y la incertidumbre que hoy nos atraviesan, que seremos capaces de forjar una nueva era global, un destino común con valores y principios cooperativos”.

Fuente: IMFC.

Share.

About Author

Leave A Reply