Entrerrianos diseñan una máquina para reducir basurales

0

Organizados en cooperativa medioambiental desde 2011, se encuentran abocados a la elaboración de una máquina que reduciría el volumen de la basura que ellos no pueden reciclar hasta en un 70%.

Con 12 socios, la Cooperativa de Trabajo Reciclaje Liebig Ltda. se ocupa de los residuos sólidos urbanos (RSU) que genera la comunidad de Liebig, Provincia de Entre Ríos, desde el año 2011, si bien de manera individual trabajaban con anterioridad en la recuperación de material a partir de la basura.

Localidad ubicada a la vera del río Uruguay, los trabajadores ven con preocupación el impacto de los basurales a cielo abierto que contaminan con severidad los cursos de agua y también el aire. Esa inquietud los ha llevado a buscar distintas alternativas al reciclado y la posterior disposición de los residuos.

Especializados en la gestión social integral de los RSU domiciliarios así como los desechos industriales no peligrosos que algunas empresas de la zona les entregan. Así, procesan distintos tipos de materiales reciclables como cartón y papel, PET, bazar, soplado, polietileno de alta y baja densidad, film stretch, silobolsa, bolsones, bidones, vidrio, chatarra, metales, madera, entre otros.

La máquina para destruir basura

Uno de los socios, Ramón Vizcarra, se refirió al ambicioso proyecto: “El tamaño es de 2,50 metros de largo, por 1,40 de ancho y 1,50 de alto. El costo aproximado de elaboración es de 500 mil pesos y lleva un motor de 50 caballos. Trabaja con dos circuitos, uno que destruye y el otro que pica. Se saca lo que es reciclable y sirve para vender y se pone la bolsa de basura directamente en una cinta que la transporta a la máquina. Tritura todo menos fierro, incluso ramas y vidrio. Nosotros hicimos una maqueta como prueba, con un motor de 10 caballos y los resultados fueron muy buenos. Le mostramos un video con su funcionamiento a las autoridades provinciales y nos dijeron que estarán presentes cuando la pongamos en marcha en Liebig”.

“Queremos imponerla en principio en los municipios chicos de Entre Ríos, alquilando su servicio con un operario nuestro para que la maneje. Luego, quienes requieran una máquina nueva, se le pedirá el 50% del costo por adelanto, el cual luego se descontará en el contrato de alquiler. Cuando la máquina llegue a Liebig el intendente invitará a Medio Ambiente de la provincia, el INTA, el INTI, medios de comunicación y autoridades de la zona. Estimamos que será a principios de febrero”, destacó el trabajador.

La lavadora de polietileno

En 2012 pusieron en marcha una máquina para lavar polietileno en la Planta de Tratamiento de Residuos Liebig, diseñada y construida por los integrantes de la Cooperativa de Trabajo Reciclaje Liebig Ltda.

Ante la falta de servicio de energía eléctrica y de provisión de agua en el predio de la planta, la lavadora y las demás máquinas funcionan con motores a explosión, bombeando agua de una laguna cercana, que cada tanto se seca.

La estimación es que así evitan que más de 20 mil kilos de polietileno mensuales generados por frigoríficos de la zona terminen enterrados en basurales a cielo abierto, reinsertándolos en el circuito productivo como materia prima para la industria del reciclado.

El lavado de silobolsas

Hace 7 años atrás…

Fuente: Andrea Cattani para El Entre Ríos.

Share.

About Author

Leave A Reply