“Entendemos al diseño como una herramienta en disputa”

0

Este año se cumplen 10 años desde que seis diseñadoras se asociaron para repensar el rol social y político del diseño y desarrollar una práctica profesional junto al campo popular.

La Cooperativa de Trabajo de Diseño Limitada se formó en 2011 por seis graduadas de diferentes carreras de diseño de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo -Universidad de Buenos Aires (FADU-UBA) para desarrollar una práctica profesional de diseño junto al campo popular, sus necesidades y sus luchas. Hacen diseño industrial, gráfico y audiovisual. “Nos encontró el hecho de que nos preguntamos: ¿Diseñar para quién, para qué, en función de qué intereses, de qué forma y que sea un trabajo?” expresaron sus asociadas.

El espacio de trabajo que reúne a la entidad se ubica dentro de una de las primeras fábricas recuperadas del país, Industrias Metalúrgicas y Plásticas Argentina (IMPA), ubicada en el barrio de Almagro de la Ciudad de Buenos Aires. Desde allí esta “grupa” de mujeres, como se definen, comentaron: “Principalmente trabajamos con fábricas recuperadas, Cooperativas, Asociaciones Civiles, organizaciones y mujeres de pueblos originarios. No solamente compartimos el trabajo sino también sus necesidades y, en muchas oportunidades, sus luchas. Nos interesaba construir desde lo colectivo, nos parecía que la forma era la autogestión y afrontar el desafío que implica el sostenimiento económico”.

En su portfolio de trabajos se pueden encontrar diversas experiencias como la Cooperativa Safra, Durax, Farmacoop, Alcoyana, Chilavert, La Salamandra, Maderera Córdoba, Cotramel (ex Canale), IMPA, entre otras experiencias horizontales. También trabajan con el el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC) quienes llevan adelante la parte contable a la Cooperativa, con organizaciones de justicia ambiental, como el Observatorio Petrolero Sur y Volver a la Naturaleza (VAN) y con mujeres artesanas Qom en el proyecto QOM Lashepi Alpi.

“La Grupa”

El hecho de que la Cooperativa de diseño sea conformada por mujeres no fue un condicionante inicial, sin embargo resultó ser un factor relevante a la hora de pensarse como trabajadoras que, atravesadas por una perspectiva de género, tuvieron un impacto en su trabajo y en sus prácticas activistas.

Al respecto las asociadas cuentan que “con relación a lo laboral muchas veces sufrimos subestimación, en particular, en lo referido a lo técnico. Lo que se espera de las mujeres tiene más ver con lo semántico que con lo técnico y tecnológico. Y esto está relacionado con la reproducción de estereotipos de género que vivimos desde que somos niñes”.

Desde la Cooperativa plantean como uno de los objetivos primordiales participar en los procesos de luchas populares y conquistas de las mujeres y disidencias. La grupa concluye sosteniendo que “nos parece importante incorporar un enfoque popular con perspectiva de género. Esto nos sirvió para entender qué tipo de trabajo queríamos hacer y de qué manera”.

Políticas públicas para un diseño sostenible

Las cooperativistas recuerdan que la decisión de llevar adelante una práctica profesional bajo el formato cooperativo trajo confusión al principio para algunas personas u organizaciones. “En los primeros años nos preguntaban: ¿Cobran? Pero ¿Cómo? si son una Cooperativa” recordó una de las asociadas. Podría deberse a la falta de visibilización del sector en la economía social y solidaria en aquel momento. Pero probablemente estuviera relacionado a que el diseño en función de las necesidades populares tiene que tener un carácter de tipo asistencial y voluntario.

“Y frente a esta cuestión entendemos que una gran parte de la lucha de les profesionales que trabajamos en esta orientación es que sea un trabajo remunerado. En muchos casos los sectores populares no cuentan con los recursos para contratar servicios de diseño aun cuando se presenta como una necesidad y se debe conseguir el financiamiento de forma externa. Por eso resulta fundamental impulsar el desarrollo de políticas públicas para que el estado destine el presupuesto necesario y que sea una posibilidad sostenible para les diseñadores” concluyeron.

La pandemia no las detiene

IMPA sigue siendo el espacio que las reúne aunque desde el comienzo de la pandemia cada una trabaja desde su casa. Aprovechando el “parate”, se encuentran reacondicionando su espacio en este histórico edificio construido en 1928. Por un lado, gracias al proyecto Incubadoras del Ministerio de Desarrollo Social y, por otro, con la línea E de Equipamiento y adecuación edilicia del Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (Fomeca) del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

Al respecto las asociadas proyectaron: “Arrancamos con la obra en marzo y esperamos que para julio esté lista para poder ir retomando nuestro funcionamiento en nuestro espacio si la pandemia lo permite”.

Pandemia mediante conformaron junto a un grupo de Cooperativas del país, la primera Red de Cooperativas de Diseño con el objetivo de responder con organización y trabajo al contexto actual. Al respecto, desde “la grupa” afirmaron: “creemos importantes la conformación de redes, fortalecer la unidad con otras organizaciones populares e impulsar el desarrollo e implementación de las medidas que se deben tomar desde el estado en función de los intereses de les más perjudicades por la pandemia”.

Construir el diseño por y para el pueblo

Se cumplen 10 años de la Cooperativa de Diseño, una entidad que percibe al diseño como una herramienta transformadora, que parte de las experiencias de organización y lucha reconociendo el recorrido previo de quienes entienden que lo importante está en los procesos y no necesariamente en los resultados. Una Cooperativa que genera “herramientas para disputar lo dominante y establecer un modelo más equitativo”.

Estas mujeres cooperativistas concluyeron con una definición propia del diseño: “Nosotras al diseño lo entendemos como una herramienta en disputa. Bien para la reproducción de lo dominante: lo opresor, lo explotador, lo heteronormativo, lo estereotipado o violento; o bien para aportar al desarrollo de ese proceso de liberación que necesitamos todes”. No hace falta aclarar que ellas se plantan en la última opción.

Share.

About Author

Leave A Reply