En Concordia existe una alternativa en la salud

0

Les costó organizarse para empezar a trabajar. Desde 2009 no paran de crecer.

La Cooperativa de Trabajo Servicio Integral de Salud Limitada atiende en la ciudad entrerriana de Concordia y es conocida popularmente como “Seinsa Salud Integral”.

“Surgió a raíz de la búsqueda de una salida laboral, me había jubilado en un equipo técnico en Educación que trabajaba en interdisciplina”, contó una de sus integrantes, María Isabel Flachsland.

Licenciada en Fonoaudiología, es la socia número uno y la que gestó la Cooperativa en el 2009. Tras pasar por diferentes cargos ahora “me tomé un año sabático en los cargos”, dijo divertida al atender los requerimientos de El Portal de las Cooperativas.

Y siguió repasando aquellos días fundacionales que según sus propias palabras “no fueron fáciles”.

“Consideraba que por una cuestión de filosofía y principios la mejor forma de organizarnos era a través de una cooperativa. Además servía como posibilidad de acceder a la salud a personas que no contaban con una obra social teniendo en cuenta que los servicios en Audiofonología están saturados en los hospitales. En marzo del 2009 empezamos con la idea una odontóloga y una enfermera, empezamos a convocar gente, porque como mínimo debíamos ser seis personas, hicimos múltiples reuniones y no pudimos, no lo entendían, ‘¿una Cooperativa de salud?’ También influyó que entonces el país estaba relativamente estable, todos estaban por lo general con trabajo y no con la necesidad que por lo general es cuando surgen las cooperativas en momentos de crisis”, resumió.

Pese a los intentos tras hacer varios intercambios con cooperativas y especialistas que brindaron asesoramiento, no encontraban la forma de entusiasmar a sus pares: “parecía que se caía hasta que encontré una amiga con la que compartí trabajo en el equipo técnico, le cuento la idea y me dice ‘¡claro que si, vamos hacerlo!’. En septiembre de ese año vinieron desde la Federación Argentina de Entidades Solidarias de Salud Cooperativa Limitada, y nos dieron un taller de manera gratuita”.

Finalmente en diciembre de ese año consiguieron conformar la Cooperativa con doce miembros, hicieron la papelería “que es bastante engorroso” y en marzo de 2010 tuvieron la primera asamblea como Cooperativa.

En crecimiento

Empezaron con dos consultorios donde trabajaban seis de las personas asociadas: “alquilamos un lugar con un baño y una recepción. Antes de finalizar el año ya eran cuatro consultorios. Al año siguiente hicimos un convenio con la Mutual de Ayuda al Personal Municipal de Concordia, que realmente nos apoyó desde el inicio, aunque con toda la crisis quedó allá abajo la estamos sosteniendo por solidaridad” reconoce ante la desactualización de los valores del convenio.

La cooperativista siguió contando cronológicamente la etapa de desarrollo. “Se fue sumando gente, otros se fueron, nos mudamos a un lugar mucho más grande. En el 2011 nos contactamos con un intermediario entre Nación, el Inaes y Concordia, y le propusimos la posibilidad de pedirle un subsidio porque todo lo hacíamos con mucho esfuerzo, nos faltaban materiales y elementos. En el 2012 nos dieron un subsidio importante que nos permitió equipar toda la Cooperativa: compramos computadoras, equipar la parte de kineseología, cada consultorio compró materiales, muebles, fue un gran salto”.

Y después llegó otro cambio de lugar “porque nos volvió a quedar chico y nos mudamos a uno céntrico muy lindo, a dos cuadras de la plaza principal”.

Allí trabajan una médica generalista, una pediatra, dos kinesiólogas, dos licenciadas en nutrición, una psicopedagoga, tres psicólogas, una terapista ocupacional, una simuladora visual, cinco fonoaudiólogas, y la recepcionista, “estamos bastante consolidados como grupo. La mayoría son mujeres, sólo dos varones de los 18 que somos”, detalló.

Pandemia

“Fue y es muy duro el tema de la pandemia, lo importante es que no tenemos deudas. Con la Cooperativa estamos al día. Ya cumplimos diez años, todos trabajamos, repartimos los excedentes. Le estamos encontrando la vuelta, se redujeron mucho los ingresos casi a la cuarta parte. La gran mayoría está trabajando a nivel público o a nivel privado en otros lugares, la verdad que fue un alivio porque este año se hizo muy pesado. Podemos vivir de esto porque aceptamos obras sociales, pacientes con discapacidad y particulares también”, concluyó la profesional.

Share.

About Author

Leave A Reply