En base a una encíclica papal trabajan con uno de los sectores más castigados del sistema

0

Logran la integración a través del trabajo asociado cuidando el ambiente.

En el marco de las actividades que llevan adelante los integrantes del programa “Cuidadores de la Casa Común”, impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Entre Ríos, se concretó la primera venta de productos producidos en el Taller de Huerta, en el barrio Las Rosas de Villaguay.

El programa comenzó a implementarse en la provincia en 2016, a partir de la encíclica Laudato Si, del Papa Francisco, en la que se realiza un llamado a trabajar por el cuidado de la naturaleza, generando proyectos productivos que permitan un trabajo digno.

De esta manera, tiene como objetivo promover la inserción socio-laboral de jóvenes en situación de vulnerabilidad, brinda capacitación, acompañamiento y contención para la realización de proyectos laborales sustentables, promoviendo el desarrollo personal, la construcción de lazos comunitarios y el cuidado del planeta. Actualmente se implementa en diversas localidades de Entre Ríos, como Paraná, Federal, Santa Elena, Villaguay, Gualeguaychú, Victoria, Nogoyá, San Salvador y Concordia.

El secretario de Economía Social de la provincia, Luis Precerutti, atendió los requerimientos periodísticos de El Portal de las Cooperativas.

Insistió en que ese documento causó un impacto mundial muy fuerte “y acá en la Argentina lo encaró monseñor Jorge Lugones”.

Explicó que en base a esa iniciativa le pidieron que impulsara un proyecto provincial para encarar una política pública al respecto. “El proyecto es aconfesional, si bien toma lo del Papa, no es un proyecto de la Iglesia”.

Precerutti manifestó que “se formó a nivel nacional la Cooperativa de la Casa Común Limitada, e incluso hace dos meses les otorgaron la matrícula. Estamos en proceso de organización nacional. La sede nacional está en La Plata y en la provincia estará en cada una de las localidades donde trabajan los cuidadores”.

Lo que hacen

Como parte del taller y acompañados por los capacitadores, los jóvenes cuidadores construyeron un vivero y una huerta propia en donde producen verduras agroecológicas. Incluso realizaron la primera comercialización.

El grupo desarrolla semanalmente actividades en el Salón de Usos Múltiples del barrio Las Rosas, y a la huerta la realizaron en un terreno donando por la Municipalidad de Villaguay. A su vez, con apoyo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), pudieron concretar la construcción de un invernáculo, que había sufrido daños por una inclemencia climática.

La propuesta surgió como una apuesta a la soberanía alimentaria porque prevé que las verduras producidas de manera saludable y sin afectar el ambiente puedan venderse en el barrio, donde el grupo viene desarrollando tareas hortícolas desde 2019. Para la elaboración de alimentos utilizan repelentes de insectos y fertilizantes naturales, evitando así la contaminación con productos de síntesis química.

Al inicio del proyecto, la producción generada tenía como destino el consumo familiar de los participantes del taller, pero actualmente mantienen la meta a mediano plazo de incrementar la escala para que sea posible la habitual comercialización de las verduras y plantas aromáticas que producen.

Share.

About Author

Leave A Reply