El sector teatral realiza dura crítica a la dilatación en la apertura de salas

0

A pesar de que las medidas a nivel nacional y en varias provincias van siendo menos restrictivas, las salas de teatro, como varios espacios culturales, están en una situación crítica que implica pérdidas de puestos de trabajo, deudas e incluso la posibilidad de cierre definitivo.

El referente de Sala 88 Cooperativa Limitada de Provisión de Servicios Artísticos, Culturales y Educativos que coordina dicho espacio en Resistencia, Hugo Blotta, se refirió al anuncio sobre las nuevas habilitaciones y protocolos para la sala de teatro que empezarán a regir en la ciudad, según el avance del Plan Desescalada que lleva adelante el gobierno por la crisis sanitaria. Señaló que no tiene una expectativa positiva al respecto, ya que no se puede saber qué sucederá a corto plazo.

Blotta comentó a El Portal de las Cooperativas que tiene “la mirada puesta a enero” con funciones en el patio de la sala. Sobre el anuncio del Ejecutivo provincial de empezar a trabajar en la apertura de salas de teatro, sentenció: “Es una sucesión de ridiculeces que acontecen”. “Fuimos los primeros en cerrar y seremos los últimos en abrir”, explicó y dijo que para las salas cerrar por 90 días ya “es fatal”, e incluso puso de ejemplo dos espacios culturales de la capital chaqueña que tuvieron que cerrar definitivamente este año.

“Tenemos que tratar de ser coherentes, si abrís para uno, abrís para todos”, resumió en su crítica hacia la apertura de otros rubros como bares y restaurantes que, en definitiva, no tienen un control constante y su dinámica es similar.

Dijo que hubo una consulta hacia los sectores teatrales locales con respecto al protocolo. Hay una presentada por la Asociación de Titiriteros, Actores y Coreógrafos del Chaco (Attach) y se está trabajando otro desde el Instituto de Teatro provincial. Cuando se le preguntó desde el Gobierno como parte del teatro independiente, dijo que él “no es sanitarista”, lo que sí aseguró es que “los espectáculos deben ser sostenibles”. “Si llego a abrir en estas condiciones, los números no me cierran por ningún lado”.

Señaló que la falta de actividad agravó la situación: “le voy a deber más al Estado porque no tengo ingresos” suficientes, menos si se piensa en una sala de teatro funcionando al 30%. Relató que se suman facturas de servicios e impuestos que se atrasaron este año, “hasta diciembre estábamos al día, ahora no”, dijo.

“Como Cooperativa, somos privilegiados”, dijo en tanto que no hay un fin de lucro pero, por ejemplo, docentes con quienes trabajaban y que vivían de las cuotas del alumnado, la pasaron peor.

Desafíos

La Sala 88 tuvo en febrero de este año un incendio en su local que afectó completamente las instalaciones. Blotta contó que, gracias a la respuesta inmediata de los gobiernos provincial y nacional, así como a su compañía de seguro, “otra Cooperativa, SegurCoop”, hoy están al 80% de terminar la reconstrucción. “Nos faltará el equipamiento, que es lo más caro, se cotiza en dólares”, expresó.

Desde febrero, durante cinco fines de semana hasta el inicio de la cuarentena, hicieron funciones en la vereda de la sala con “200 personas haciendo el aguante, así pudimos encarar la reconstrucción”.

Durante este año, subsistieron con varias estrategias: la publicación de un libro virtual con los monólogos de humor de la compañía de teatro, luego con unas funciones virtuales semanales. Sobre este último, aclaró: “les dejó de interesar, porque la oferta es tan grande que supera la demanda”.

Por último, sobre la propuesta artística en vista a enero, indicó que los temas que no se podrán obviar en el corto plaza son el incendio y la pandemia. Sin embargo, la compañía también está siendo interpelada por los nuevos paradigmas que tienen que ver con el humor y los géneros, “estamos trabajando en hacer un humor más inclusivo”, explicó.

Share.

About Author

Leave A Reply