El impulso asociativo acompaña el rebote de la economía

0

Es el caso de las ex Marinelli y Pied, dos entidades santafesinas recuperadas en las localidades de Venado Tuerto y Sastre.

El ecosistema cooperativo tiene una larga trayectoria en Santa Fe. Cooperativas y mutuales han dado vida a decenas de pueblos de la provincia brindado servicios esenciales como de electricidad, agua o telefonía y también han posibilitado el acceso al crédito allí donde ninguna otra entidad llegaba.

Tras la fatídica década del 90 y la tremenda crisis del 2001 pisaron fuerte las Cooperativas de trabajo, un formato que era un tanto desconocido por estas pampas pero que se convirtió en la salida para muchos trabajadores y trabajadoras que vieron cerrar las persianas de sus empresas.

Hace ya casi 20 años que las Cooperativas de trabajo marcan una forma diferente de gestionar la producción y hoy con pandemia y crisis económica de por medio la autogestión vuelve a pisar fuerte y convertirse en la opción de cientos de santafesinos.

En esta etapa también hay una importante apuesta al surgimiento de Cooperativas de servicios de mantenimiento, construcción, reciclado, asistencia técnica, recreación, deportes y proveeduría. Segmentos que no demandan contar con gran infraestructura, y que rápidamente se pueden poner en marcha y comenzar a generar ingresos.

Hace pocos días la provincia entregó matrículas a 10 nuevas cooperativas de Santa Fe, Santo Tomé y Rafaela enfocadas en estas áreas.

Pero en las Cooperativas de trabajo el fuerte pasa por la producción y en muchas oportunidades su génesis está en las empresas recuperadas. Este es el caso de la ex Marinelli de Venado Tuerto, que se convirtió recientemente en Cooperativa de Trabajo Botiquines Limitada.

Esto posibilitó que una decena de trabajadores y trabajadoras consoliden su fuente laboral en la fábrica de botiquines, vanitoris y tapas de inodoros de madera.

También es el caso de Pied SA de Sastre, hoy transformada en la Cooperativa de Trabajo San Javier Limitada, que reúne a 60 asociados y asociadas que fabrican patas de madera para sommiers y sillones.

El auge de las Cooperativas se puede poner en números. El director provincial de Economía Social, Agricultura Familiar y Emprendedorismo de Santa Fe, Guillermo Tavernier, contó que durante 2020 la provincia entregó matrículas a 120 nuevas cooperativas y 30 mutuales y en lo que va del año ya se oficializaron 45 cooperativas y 8 mutuales.

“Hay muchas en trámite, alrededor de 80, que esperan primero la matrícula nacional de Inaes y después la provincial. Todos los días vienen personas que quieren armar una Cooperativa y acompañamos esos procesos”, indicó el funcionario.

A nivel nacional, el sector cooperativo está integrado actualmente por 12.283 cooperativas y 3.694 mutuales con matrículas vigentes, cuya producción explica cerca del 10% del PBI del país, de acuerdo a información brindada por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes).

En 2020, se crearon 626 Cooperativas y se inscribieron 48 mutuales, y desde el Inaes estimaron que en todo lo que va de 2021 se matricularán más de 800 nuevas Cooperativas.

Apenas iniciado el gobierno del presidente Alberto Fernández, en febrero de 2020, el instituto dejó de funcionar en el órbita del Ministerio de Desarrollo Social y pasó a formar parte de la cartera de Desarrollo Productivo, un cambio que marca un nuevo rumbo y con la firme intención de dejar de catalogar como algo marginal al ecosistema cooperativo.

Entre otras modificaciones, recientemente se estableció la simplificación de los trámites para la obtención de las matrículas y además destinó fondos para créditos con tasas subsidiadas y plazos de amortización muy favorables para las entidades asociativistas.

Para dimensionar la trascendencia de la economía cooperativa en el mundo la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) -que preside el argentino Ariel Guarco- estimó que hay más de 3 millones de cooperativas que alcanzan a más 1.200 millones de asociados. De acuerdo a esas estimaciones, las 300 cooperativas más grandes del mundo tienen un volumen de facturación equivalente que los ubicaría como la sexta economía del mundo.

Observatorio santafesino

Con el objetivo de tener un actualizado escenario del ecosistema cooperativo en Santa Fe, enel marco del Día Internacional de las Cooperativas que se celebró el 3 de julio, se presentó elprimer informe del Observatorio del Ecosistema Asociativo de la Provincia de Santa Fe (Oeasf), iniciativa que surge del trabajo en conjunto de la Dirección Provincial de Economía Social, Agricultura Familiar y Emprendedorismo de la provincia y del Instituto Cooperativo de Enseñanza Superior (Ices) dependiente de la Fundación Grupo Sancor Seguros.

“El observatorio es el primer paso para convertir a Santa Fe en el ecosistema asociativo más importante de Latinoamérica, no existe en el continente un polo tan potente como el que tenemos en la provincia”, destacó Tavernier.

Mostró, para reafirmarlo, los datos de este informe y la historia. “Si pensamos los inicios de esta provincia pensamos en cooperativismo y mutualismo y en la cultura asociativa”, recordó, y destacó que este movimiento está presente en los más de 10 millones de personas asociados a cooperativas y mutuales.

Los datos registrados por el Observatorio indican que al 2020 en la provincia había 1.152 cooperativas, que representan un 10% sobre el total existente en el país, y 704 mutuales vigentes, que representan un 19,7% del total nacional. Hay más de 6 millones de personas asociadas a Cooperativas santafesinas y más de 4 millones asociadas a mutuales. Las Cooperativas y mutuales santafesinas encabezan el ranking a nivel nacional.

El mapa provincial

El tejido asociativo de Santa Fe se caracteriza por una gran diversidad de objetos sociales que le otorgan características específicas y que generan múltiples impactos sobre sus territorios. Entre las mutuales un 26% pertenecen a servicios de salud, 24% a ahorro y crédito, 22% a servicios sociales y 8% a provisión y consumo. En tanto, el 62% de las cooperativas son de trabajo, es decir unas 712, y el 78% se concentran en los departamento Santa Fe Capital y Rosario, destaca el informe del Oeasf.

“A fines del año 2000, a causa de la crisis que por ese año atravesó Argentina, muchas fábricas —principalmente metalúrgicas y textiles— comenzaron a cerrar sus puertas y cientos de obreros quedaron desempleados de un momento a otro. En la actualidad 427 empresas en Argentina se hallan recuperadas por el trabajo de sus trabajadoras y trabajadores. En nuestra provincia hay 34 empresas recuperadas activas, de las 41 que existen en total”, se detalla enel informe.

Botiquines

La ex empresa Marinelli de Venado Tuerto, que se convirtió recientemente en Cooperativa de Trabajo Botiquines, viene a engrosar las estadísticas provinciales. Después de un largo camino, una decena de trabajadores y trabajadoras, lograron conservar su fuente laboral en la fábrica de botiquines, vanitoris y tapas de inodoros de madera y convertirse en Cooperativa.

Patricio Lamelza, presidente de la Cooperativa de Trabajo Botiquines, agradeció al Inaes y a la provincia por el apoyo recibido. Es que las y los trabajadores de la ex Marinelli atravesaban un sombrío escenario desde hace varios años, por la caída de la actividad durante la era macrista, que se acentuó en 2018 cuando falleció el titular de la firma.

“Después del fallecimiento de Marinelli quedamos 10, que somos los que hoy conformamos la cooperativa junto a otras 3 personas más”, contó Lamelza y recordó que después del contacto que mantuvieron con una Cooperativa de Cañada Rosquín, cuyos integrantes le transmitieron su experiencia, decidieron meterse en el universo de la autogestión.

Gracias al acuerdo que llegaron, a través de una renuncia al litigio judicial de parte de trabajadores, los herederos de la empresa pusieron a disposición de los operarios hasta el 2028 (10 años desde el fallecimiento del titular) el uso de las instalaciones de la fábrica recuperada, en tanto que la maquinaria existente y un camión que se usa para reparto quedan en propiedad del personal como compensación de posibles indemnizaciones.

Hoy en la Cooperativa de Trabajo Botiquines sueñan con poder comprar alguna nueva maquinaria para aumentar la producción y adquirir algún vehículo, un camión de reparto, que les permita recuperar clientes perdidos de las provincias más alejadas.

A pesar de la pandemia las ventas vienen bien y eso los entusiasma. Es que hasta hace tres años atrás la fábrica vendía en todo el país. Actualmente, sólo en el centro de Argentina.

“Hay un problema económico en el país del que no somos ajenos, no es una locura pero ventas hay, y el año pasado tuvimos movimiento a pesar de la pandemia”, comentó Lamelza sobre el ritmo comercial de los productos que fabrican: botiquines, espejos, vanitores, muebles para baño en general y asiento de inodoro de madera laqueada.

A diferencia del desconocido camino recorrido tras el 2001 por muchas Cooperativas de trabajo que se pusieron en marcha como una forma de salir de la crisis económica de esos tiempos, Lamelza valoró el apoyo recibido por otras cooperativas al compartir sus experiencias.

Justamente la vivencia de muchas Cooperativas nacidas hace 20 años atrás hoy permiten evitar equivocaciones. El director de Economía Social, Agricultura Familiar y Emprendedorismo de Santa Fe destacó que “hay muchas personas que pueden contagiar elentusiasmo y compartir la experiencia de cómo transitaron la formación de sus cooperativa y cómo están hoy”.

“Hay un boom y está explotando el tema de las Cooperativas. Hay mucha gente que está viendo en el cooperativismo la posibilidad de reactivación, una oportunidad importante. Desde la provincia estamos planteando que sea una herramienta de reactivación económica y social y queremos acompañar las iniciativas a traves de financiamiento, de microcréditos o aportes no reintegrables, de capacitación”, resaltó Tavernier.

Patas de sommier

Otro caso reciente que demuestra todo el potencial cooperativo es el de Pied, en Sastre, hoy transformada en la Cooperativa de Trabajo San Javier. Reúne a 60 asociados que fabrican patas de madera para sommiers y muebles de living. Franco Caneva, asesor legal de la Cooperativa, contó que la comunidad del pueblo santafesino, de 5.600 habitantes, está muy contenta de que todo arribó a buen puerto.

La empresa estaba concursada pero como se mantuvo la demanda de los productos que fabrica se hizo posible darle vida al proyecto de cooperativa. Hoy se encuentra negociando con algunos acreedores privilegiados.

“El mercado de los sommiers, al que se dirige la producción primaria de la cooperativa, asombrosamente nunca se detuvo. En algunos casos hubo postergación de pagos o pedidos de algún esquema financiero diferente al original, pero se mantuvo”, contó Caneva. La fábrica vende a empresas como Grupo Piero, Suavestar, Gani.

El asesor legal recordó que la situación de la firma se complicó fuertemente tras una inundación que produjo la pérdida de mucha maquinaria e insumos, más problemas financieros por la imposibilidad de afrontar algunos créditos que habían tomado los antiguos dueños.

“Hay un pasivo que ronda los $ 40 millones, estamos tratando de negociar con los acreedores más importantes para desactivar ejecuciones”, explicó. Una parte involucrada es el Estado, por eso gestionan con Inaes y el sector de empresas recuperadas un acuerdo “que no tenga la lógica financiera del mercado”, y que permita “tomar un compromiso de pago que sí se pueda realizar”. Y así recorrer un camino ordenado legal y financieramente que le permita a la Cooperativa de Trabajo San Javier desarrollar nuevos productos, tal vez patas de madera para muebles de livings combinadas con metal.

Share.

About Author

Leave A Reply