Celebraron el mes de la Pachamama, agradeciendo y compartiendo alimentos sanos

0

El mes de agosto cerró con un importante encuentro que reunió a familias de productores para ofrendar y agradecer a la madre tierra.

La Unión de Trabajadores Rurales sin Tierra (UST) Somos Vía Campesina cuenta con un área productiva que se concentra en la Federación de Cooperativas campesinas y de la agricultura familiar (Fecocaf). El último sábado de agosto realizaron un homenaje a la Pachamama en una de las entidades miembro de la Fecocaf, la Cooperativa La Chacarera ubicada en la zona del Vergel (Lavalle, Mendoza).

Como integrante de la Federación y coordinadora de muchas de las actividades que se realizan en el marco de la organización, Natalia Manini contó acerca de esta acción: “Esta festividad es muy típica de la zona andina, es una tradición que viene de los Incas en adelante. Muchos de nuestros compañeros son originarios de los pueblos andinos o son hijos de esta cultura. Es un agradecimiento por las cosechas, por haber podido cultivar y también es un pedido para que este año de sus frutos”.

La Cooperativa La Chacarera, tradicionalmente realiza este tributo a la madre tierra. Manini explicó que en esta oportunidad abrieron sus puertas para ampliar los festejos: “Este año tuvieron el gesto de compartir esta celebración con el resto de las Cooperativas e integrantes de la Federación. Estamos tan habituados a juntarnos para trabajar, coordinar la comercialización, la producción, capacitaciones y demás, por eso es importante darnos estos momentos para juntarnos y celebrar de una manera más distendida, compartir nuestra tarea, ofrendarle a la tierra y también pedirle que nos siga ayudando para seguir produciendo alimentos”.

Organizarse para pensar y desarrollar un modelo diferente

La Fecocaf está integrada por distintas Cooperativas productivas, La Chacarera es una de ellas. En este sentido, Manini explicó: “Algunas de las Cooperativas que integran la Federación son Hortícolas, otras producen conservas, como un agregado de valor. Otras deshidratados o vinos. También crían cabras y sus derivados: dulce de leche, cueros, quesos. Estamos hablando de Cooperativas formales o de grupos que trabajan colectivamente y todavía no tienen formalizada su actividad. Nosotros hablamos de Cooperativas igual porque lo cooperativo tiene que ver con lo solidario, con compartir, con trabajar colectivamente. Entonces hay un grupo que trabajan juntos y todavía no están formalizados; y otros que ya tienen su herramienta jurídica, principalmente para poder comercializar”.

En el caso de la Cooperativa La Chacarera, dedicada a la horticultura, desde la UST somos tierra, Natalia Manini afirmó que vienen trabajando fuertemente la agroecología como modelo de producción: “Hay un trabajo muy intenso, técnico, de los mismos compañeros compartiendo sus experiencias. Muchos horticultores trabajan con un paquete tecnológico tradicional, con una fuerte carga de fertilizantes químicos y pesticidas. Entonces estamos haciendo un proceso de transición hacia otro modelo de producción en el que trabajamos con bioinsumos, con nutrición de suelo, con guano; estamos generando nuestros insecticidas agroecológicos”.

Otro punto que se trabaja fuerte es la comercialización, y en este aspecto, cobran fuerza los espacios de intercambios como el Almacén Campesino, los distintos almacenes que tiene la UST pero también el Mercado Central de Buenos Aires que generan caminos de venta en los que el productor o productora reciba una mejor retribución por su trabajo.

En este compromiso de articular el trabajo y la organización con otro modelo productivo, existen grandes desafíos. En este marco, Manini expresó: “El objetivo es que la mayor cantidad de ciudadanos puedan alimentarse de lo que hacemos. Porque el alimento es un derecho, no puede ser una mercancía. Al ser orgánica los costos son más elevados porque llevan mucho más trabajo, pero no puede ser un producto de consumo de sólo una clase que puede pagarlo. Esto es un desafío y es parte de lo que trabajamos todos los días”.

En este sentido, Manini reflexionó: “No hay otra forma de pensar en la mejora de la población en general que no sea pensando en cómo transformar el sistema de producción de alimentos. Si no tomamos conciencia de que estamos yendo, a un nivel a escala planetaria, de contaminación, de concentración de la tierra, de la riqueza; si no torcemos ese destino nos va a ir peor a todos. Entonces, desde nuestro lugar trabajamos en pos de proponer y de hacer todos los días lo contrario a lo que el modelo agropecuario hegemónico propone”.

Share.

About Author

Leave A Reply