Celebraron el 40° Aniversario del Banco Credicoop en Bahía Blanca

0
Participaron del festejo las ocho filiales con que cuenta el Banco Credicoop en Bahía Blanca, así como las siete sucursales de la zona de influencia de la ciudad portuaria. Dijeron presente representantes de las quince comisiones de asociados y asociados respectivas.

Pasadas las 20 hs. del viernes 12 de abril los invitados y las invitadas a la celebración del 40° aniversario del Banco Credicoop en Bahía Blanca fueron arribando al iluminado Salón de Fiestas Arizu. La camaradería quedó evidenciada en los intercambios y saludos iniciales en el hall de ingreso, tónica que atravesó toda la celebración.

El acto protocolar, que fue seguido con mucha atención por parte de todos los asistentes, estuvo presidido por el tesorero de la Mesa directiva, Carlos Louzan, el gerente regional, Fernando Diminuto, el gerente zonal, Javier Rovedatti, y los consejeros administradores zonales Omar Moscoloni, César Reinoso y Daniel Meloni.

Luego de agradecer las adhesiones recibidas por el 40 aniversario, se le dio la bienvenida en el nombre del Banco Credicoop Cooperativo Ltdo. a las cooperativas, mutuales, sindicatos, clubes, asociaciones, fundaciones, asociaciones, así como a las comisiones de asociados, dirigentes, funcionarios y empleados que componen la Zona 10.

Luego de la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino, se pudo observar el vídeo institucional en conmemoración de este 40º aniversario.

Mirada local, acción global
En primer lugar hizo uso de la palabra César Reinoso, quien celebró el “festejo de cuarenta años de construcción de esta enorme herramienta cooperativa” y reconoció el origen del banco en “en las más de mil Cajas de Crédito Cooperativas, que desde hace más de 100 años se crearon en todo el territorio argentino, para brindar asistencia financiera a las Pymes, pequeños productores y pequeños comerciantes”.

El dirigente cooperativo puso énfasis en que “no solo se construía una entidad comercial, sino que se trabajaba en una demostración permanente de que valores como democracia, solidaridad e igualdad ayudan a construir un mundo mejor para todos y todas”.

“Bahía Blanca y las ciudades cercanas, así como la zona rural, tuvieron una fuerte participación en el movimiento cooperativo para su desarrollo”, reseñó al momento de recordar que la idea del movimiento siempre fue continuar como cajas de crédito, con sustento en lo local y un funcionamiento autónomo con clara impronta democrática de la base. “Hoy el Banco Credicoop mantiene intacto este principio a través de sus Comisiones de Asociados que tienen una participación plena y pertinente en las decisiones de la entidad”.

Habiendo alcanzado las 268 filiales en todo el país y con más de cinco mil empleados, en el sudoeste bonaerense el Banco Credicoop está emplazado en “Hilario Ascasubi, Jacinto Aráuz, Darregueira, Puan, Pigüé, Carhué, Casbas y también una fuerte presencia heredada de cajas de crédito como Ingeniero White, General Cerri, Zona Shopping, Barrio Hospital, Barrio Noroeste, Villa Rosas, Villa Mitre y en el centro de la ciudad con la filial Bahía Blanca, la cuarta en importancia en todo el país”.

Después de aseverar que “siempre fuimos un ejemplo de construcción comunitaria”, el consejero zonal detalló cómo en cada uno de los pueblos las entidades de la economía social sostienen y vitalizan la vida cotidiana en los servicios públicos, la educación, la cultura, el deporte, la recreación, entre otros.

“Seguramente a cada uno de ustedes le vengan recuerdos similares y los invito a modo de ejercicio a revisar cuántas cosas son atendidas hoy por alguna cooperativa, mutual o entidades de la economía social en sus lugares, pueblos o ciudades. Vale destacar que más de mil millones de habitantes en el mundo reciben algún servicio o producto de manos de alguna cooperativa”, finalizó Reinoso.

El peso de la historia
A su turno, el tesorero de la mesa directiva Carlos Louzan, propuso la lectura de un documento -que adelantó duraría poco más de 30 minutos-, mediante el cual abordó cada uno de los hitos más significativos que el Banco Credicoop vivió a lo largo de sus cuarenta años.

En primer término sostuvo que “para nosotros, recordar el 19 de marzo, el inicio de actividad de nuestro banco, tiene una sumatoria de sentidos… para comprender qué significa el 19 de marzo nosotros tendríamos que hablar de que no sería nuestro cumpleaños si no hubiera existido un 2 de febrero y si no hubiera existido un 23 de noviembre”.

Louzan aludía así a la fundación en el corazón de Villa Crespo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de la primera Caja Mercantil, “una iniciativa de un grupo de inmigrantes que luego fue teniendo sucesivas réplicas, y que fueron dando y sentando los cimientos para la creación de este formidable movimiento cooperativo”. También al 23 de noviembre de 1958, fecha en que se creó el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC).

El repaso de las consignas históricas -“el dinero de los argentinos en manos argentinas”, “un país se hace desde adentro o no se hace”, “sin solidaridad no hay futuro”- culminó con aquella pronunciada el día de la inauguración del Centro Cultural de la Cooperación: “otro mundo es posible, si la gente así lo desea y lucha para conseguirlo”. La mención a su autor, Floreal Gorini, generó el aplauso más sostenido de toda la noche en reconocimiento a uno de los mayores dirigentes del movimiento cooperativo argentino.

En la lectura que realizó de los fragmentos más significativos del discurso pronunciado por Carlos Heller el pasado 22 de marzo en Parque Norte, ante alrededor de cuatro mil personas en aquella ocasión, Louzan fue destacando la repetición de la historia que se vive bajo los designios del actual gobierno nacional.

“Yo quiero hacer un reconocimiento a las instituciones, a las empresas de la economía social, a los pequeños y medianos empresarios, a nuestro personal, a las personas que han participado y han colaborado siempre con nosotros, a todos los sectores que siempre nos han apoyado, a los funcionarios -que no sólo son funcionarios sino que también son dirigentes-, y por supuesto el tesoro que tenemos que son nuestras comisiones de asociados”, detalló, para proponer “que nos demos un aplauso todos porque nos lo merecemos”, cerró el tesorero de la Mesa Directiva secundado por un extenso aplauso, después de lo cual se dio paso a la cena de camaradería en el salón contiguo.

Omar Moscoloni y Dolores Casas integran el CAZ (Consejo Asesor Zonal) de la Zona 10 -el Banco está dividido en 22 zonas en todo el país- y expresaron sus principales impresiones el día del festejo en Bahía Blanca.

“Yo no soy histórico, soy más reciente, yo me incorporé a la actividad del banco después del 2001, apenas había hecho una emprendimiento”, relató Moscoloni, quien sumado en 2005 a la actividad digerencial del Banco acepta que “realmente me ha enriquecido mucho, es una actividad que la fui descubriendo desde todos los aspectos, desde del aspecto dirigencial, como persona, como dirigente, como la familia cooperativa que involucra a todo este gran movimiento”.

Dolores Casas es la primera mujer en incorporarse al CAZ de esta zona: “Es una responsabilidad muy grande representar a mi género en esta instancia en lo que se refiere a ser consejera zonal del Banco Credicoop. Me sentí muy honrada cuando mis compañeras y compañeros decidieron darme esta oportunidad, y espero corresponderlos de la misma manera y estar a la altura de las circunstancias”.

La consejera expuso que “estamos ante una coyuntura política y económica bastante complicada, y nosotros principalmente lo que tenemos que defender es a nuestro banco, del cual estamos orgullosos de pertenecer. Primero porque es un banco cooperativo, el más importante de América latina, y el más importante en cómo se maneja el banco en su línea no solamente interna sino también hacia la comunidad”.

Para la dirigente, “nuestro trabajo como consejeros es preservar a la cooperativa sin dejar de tener una mirada de que no sólo somos cooperativa sino que también somos una empresa, y por lo tanto el desafío es doble, en nuestro caso, y en esta coyuntura económica”.

En tanto Moscoloni refirió que “sin hacer futurología no sabría decirte cómo vamos a llegar a fin de año… Dentro del banco no hacemos futurología, sino apelar a la historia que tiene el movimiento cooperativo, que es muy importante, que está escrita, y tiene mucha memoria, y esa historia nos va dando pautas que se vuelven a repetir. Una vez que esa pauta se vuelve a repetir sabemos cómo termina”.

El empresario y cooperativista agregó: “Algún proceso similar desde el punto de vista económico ya lo hemos vivido con anterioridad y eso está escrito. En la memoria del Banco figuran todas las cosas que se trataron de hacer para contrarrestar estos momentos y que no se vea afectado el público al que está orientado el banco, que son las pymes, que son los asalariados, que son los productores. Hoy la economía en general está marcando un rumbo, y ese rumbo indica que se están afectando esos sectores con alguna política que no los favorece”.

Share.

About Author

Leave A Reply