El trigo, pasión y orgullo de la Asociación de Cooperativas Argentinas

0

Reproducimos la editorial del mes de abril de la publicación de la entidad agropecuaria cooperativa que reúne a cooperativas de todo el país. Como señalan en su página web, la comercialización de productos agrícolas es su principal actividad, “somos el mayor operador de granos del país con una participación del 17% sobre el total que se produce en Argentina”.

Este número está dedicado al cereal más importante de nuestro país, que luego veremos transformado en harinas y subproductos que, elaborados, presidirán nuestra mesa y la de muchos habitantes del mundo.

Unas pocas medidas del Gobierno hacia fines de 2015 bastaron para que la producción de trigo creciera en volumen, aunque se mantuviera aún por debajo de la calidad deseada.

Caso contrario a lo que después ocurrió con la campaña de granos gruesos, el ciclo 2017/2018 del trigo estuvo acompañado por un favorable factor climático, con excepción de algunos sectores puntuales donde las heladas tardías, las inundaciones y los ataques de roya provocaron mermas en la producción.

Los altos rendimientos, incluso récord o bien por encima del promedio de los últimos cinco años, dan cuenta de una producción total –que varía de acuerdo al mensajero- entre 18 y 18,3 millones de toneladas.

El trigo argentino sigue siendo competitivo en su destino tradicional (Brasil) y también en otros mercados de ultramar, por caso Norte de África o Asia.

Estas buenas noticias macro que dio el trigo, también se tradujeron en lo micro cuando en las Fiesta Nacional y Provinciales del Trigo subieron al podio, una vez más, las variedades que son producto de la investigación y desarrollo del Criadero de Cereales que la Asociación de Cooperativas Argentinas posee en cercanías de la localidad bonaerense de Cabildo.

Las distinciones son un reconocimiento al equipo de trabajo del Programa de Mejoramiento en su denodada tarea de lograr materiales que contengan tres premisas fundamentales: potencial de rendimiento, calidad y sanidad, y así obtener los mejores materiales adaptados a todas las zonas trigueras del país.

Para concretar estos objetivos se realizan anualmente cruzamientos con padres que portan características deseables desde el punto de vista de la calidad, tal el caso de que sea portador de alta proteína en grano, peso hectolítrico y fuerza panadera. En las etapas tempranas del proceso de obtención de las líneas comienza la selección, en la búsqueda de los mejores valores para los parámetros de calidad señalados. Finalmente, en la etapa definitiva de evaluación pre comercial de las futuras variedades, se estudia y analiza la calidad panadera obtenida en los distintos ambientes donde se van a comercializar.

Todos estos estudios permiten caracterizar y determinar la estabilidad desde el punto de vista de la calidad de las variedades comerciales que ACA lanza al mercado.

Sin embargo, bueno es aclarar al productor que más allá de lo que desde el Criadero de Cereales se haga desde el punto de vista de la selección y del mejoramiento genético, la calidad panadera del trigo también es un factor que se debe acompañar con el manejo, teniendo en cuenta la rotación de cultivos, fecha de siembra y, fundamentalmente, la fertilización nitrogenada.

Si bien el trigo sigue siendo una muy buena noticia, los trigos de ACA lo son aún más, por el trabajo de investigación y toda la pasión que le imprimen los integrantes del Programa de Mejoramiento y toda la fuerza de venta, en aras de dar los mejores frutos en todos los campos argentinos.

Fuente: Acaecer 501

Share.

About Author

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: