Se aprestan a inaugurar sala de cuidados intensivos

0

El Sanatorio Jeannot Sueyro, Gualeguaychú, brindará a partir de enero este servicio sanitario esencial a la comunidad de esa localidad entrerriana.

A menos de dos años de haber recuperado su fuente laboral, los trabajadores y las trabajadoras de la Cooperativa de Trabajo de Medicina Asistencia Integrada Luis Jeanot Sueyro Ltda. obtuvieron los fondos necesarios para adquirir tecnología de punta y equipamiento para poder abrir la sala de terapia intensiva. La nueva sala dispondrá de cuatro camas.

La Cooperativa comenzó a funcionar el 13 de febrero de 2017 gracias al esfuerzo de ex empleados del sanatorio Agos, que comenzaron a manejar ellos mismos el centro médico luego de que el mismo cerrara sus puertas. Con gran determinación preservaron no solamente sus fuentes laborales sino que permitieron que toda una comunidad no perdiera un punto de asistencia para la salud, tal como reconoce el diario local El Día en su crónica.

“Hace unos días recibimos la visita de funcionarios de Salud Pública de la provincia, quienes nos marcaron una serie de detalles a corregir en la sala de terapia intensiva, que afortunadamente ya hemos hecho, por lo que a mediados de enero la sala comience a funcionar”, explicó Telmo Martínez, el presidente de la Cooperativa.

“La sala estaba prácticamente lista con sus cuatro camas, solo restaba la llegada de una serie de equipos para sumarlos a los que ya estaban. Y gracias al subsidio que nos otorgó el INAES en agosto pasado más un poco de dinero que aportó la cooperativa, pudimos adquirir los nuevos aparatos”.

Entre la aparatología que funcionará en la sala de terapia intensiva del ex Agos se destacan cuatro respiradores y monitores totalmente nuevos. También se reacondicionó el sistema de oxígeno. “Y las camas, que si bien ya estaban, son muy funcionales y acordes a lo que demanda una terapia intensiva moderna”, ejemplificó el cooperativista.

Por último, se informó que si en la terapia intensiva se debe realizar una intervención quirúrgica menor, la sala cuenta con el equipamiento para hacerlo sin mover al paciente de su cama. También cuenta con un carro de paro, que en caso de ser necesario puede utilizarse en cualquiera de las cuatro camas con las que cuenta la sala.

“La concreción y puesta en marcha de la terapia es un paso más que estamos dando. Necesitamos seguir creciendo para brindar más y mejores servicios a la comunidad”, reconoció Martínez.

Organización y voluntad colectiva
La empresa que gestionaba el Sanatorio Agos presentó quiebra en mayo de este año, y una de las mayores preocupaciones de los cooperativistas pasó a ser el destino del edificio donde funciona el Sanatorio: “En algún momento habrá que presentar una opción de compra del edificio o buscar otra alternativa. Pero en el mientras tanto, en septiembre de este año, la Justicia nos dio por un año la explotación del inmueble”.

El proyecto de la terapia intensiva, que está a punto de concretarse, era parte de la documentación. “Pasando en limpio, los cooperativistas cumplieron con uno de los principales requisitos para seguir funcionando”, aclaró.

“Todo está digitalizado y el contar con monitores en cada una de las camas para poder marcar la presión, los latidos cardíacos y otros datos médicos del paciente son de suma utilidad para el personal médico y de enfermería. No sólo facilita la tarea sino que además permite una rápida intervención en el caso de que la situación lo amerite”, señaló Martínez.

En la actualidad, 46 personas son las que trabajan en el Sanatorio Jeannot Sueyro, 15 más que cuando se conformó la Cooperativa: “A medida de que se fueron creando servicios, se fue incorporando personal”, explicó Gabriela Borrajo, cooperativista que se desempeña en el área administrativa.

Entre las innovaciones que ha tenido durante su era reciente, se abrieron nuevos consultorios en los cuales se atienden un total de 22 especialidades, se inauguró el Centro de Kinesiología, donde no sólo ejerce un grupo de profesionales nutridos sino también una kinesióloga especializada en atención infantil. “Además de los médicos tenemos psicólogos y nutricionistas, algo que nunca antes el sanatorio había tenido”, amplió.

Fuente: El Día (Gualeguaychú).

Share.

About Author

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: