“Si no somos protagonistas nuestra suerte no va a mejorar”

0

Con motivo del 60° aniversario de la Cooperativa Eléctrica Ltda. de Tornquist, integrantes de la Asociación Intercooperativa Regional le entregaron un presente en reconocimiento a la trayectoria de su asociada.

El 25 de marzo de 1958 iniciaba su actividad cooperativa un grupo de vecinos decidía darse respuesta en torno de la generación de energía eléctrica a la localidad de Tornquist, cabecera del homónimo distrito, en el sudoeste bonaerense.

Asociada a la Asociación Intercooperativa Regional (AIR), la Cooperativa Eléctrica Ltda. de Tornquist (Celt) recibió días atrás la visita del presidente del entidad federativa, Juan José Carrizo, quien estuvo acompañado por el síndico Luis Ortis.

“Es  un orgullo contar con la presencia en nuestra sede cooperativa del contador Juan José Carrizo, quien vino a saludarnos ya que no pudo asistir al 60º aniversario de nuestra fundación y hemos estado conversando largo y tendido y lo hemos disfrutado mucho”, dijo el vicepresidente a cargo de la Presidencia de la Celt, Nicolás Barrio.

El propio Barrio se encargó de agradecer a Juan Carrizo por la deferencia de acercarse entregando un presente en nombre de AIR consistente en una estupenda obra de arte del artista serrano Patricio Barret.

La entrevista en el periódico Observador Serrano
“El movimiento cooperativo es uno, la ley es única y todo el mundo se reconoce, cualquiera sea el sector donde actúe o milite, como parte de una gran familia cooperativa que está al servicio de la población”, dijo Juan José Carrizo al referirse a su visita a la Cooperativa Eléctrica de Tornquist que recientemente cumplió 60 años de vida.

“La idea de que la cooperación no es otra cosa que un espíritu de servicio convertido en obra es lo que la población tiene que llegar a ponderar y conocer más en profundidad, porque está en ella la posibilidad de obtener una herramienta incomparable para defender mejor sus propios intereses”, subrayó Carrizo, para agregar que “así fue como nacieron, porque si no hubiera habido necesidades la cooperativa no existiría. En todos lados son fruto de que había alguna falencia o necesidad que había que subsanar”.

“Subsanada esa dificultad; a veces la gente se acostumbra y pierde la visión histórica de los acontecimientos, pero si uno piensa que una ciudad como Tornquist tiene nada menos que 135 años  y la mitad de esa vida (60 años) ha sido desarrollada por la Cooperativa Eléctrica de Tornquist, acompañando estas necesidades de servicios vecinales que está en condiciones de seguir prestando, mejorando y profundizando, siempre que la gente participe, controle, exija respuesta a lo que puedan ser sus dudas operativas. Pero además vuelque sus sensibilidades como la está volcando en los clubes, la biblioteca o en las asociaciones”, recalcó el dirigente cooperativo.

Formador de numerosos profesionales, el también docente hizo hincapié en que “todas las asociaciones sin fines de lucro y este desempeño gratuito de los fomentistas, los voluntarios de hospitales, los asociacionistas, entre otros, llevan a cabo, tienen que ser reconocidos por el sistema político de un modo más efectivo y cierto”.

Deuda a nivel nacional
Con amplia militancia en torno de la educación cooperativa, Carrizo planteó que “nuestro sistema desarrolla esfuerzos patrióticos siempre a favor y en defensa de la población y esto hay que fortalecerlo. La educación cooperativa, que debería iluminar el pensamiento y el saber de nuestro jóvenes y nuestros estudiantes, no se ha hace suficientemente efectiva. Solamente hay algún voluntariado en algunas escuelas, pero es insuficiente si tenemos en cuenta los millones y millones de alumnos que está necesitados y se beneficiarían de saberes que no le piden nada”.

“Le piden que sea solidario, que sea capaz de potenciar su esfuerzo propio en la ayuda mutua y entonces sí nuestro país podrá salir adelante de un modo mucho más confiable que lo que están siendo estos esfuerzos que se suelen pedir y que van fracasando casi continuamente porque soslayan lo que el cooperativismo puede hacer en materia de vivienda, de seguros, de consumo, en materia de servicios públicos o de trabajo”, dijo Carrizo en tono de crítica.

“Los ejemplos mundiales que se pueden brindar son absolutamente relevantes. No mirar el mundo y no buscar esos ejemplos para evitar que se confunda lo que nosotros decimos con un interés personal o particular, es  un error”, rescató.

“Estar desinformados es una falta y entonces podríamos ejemplificar desde la Universidad de Harward, que no es de pobres sino de los más pudientes,  demuestra que ese servicio sirve. Que Suiza tenga cooperativas de consumo no será porque la gente gana poco, sino porque saben defender sus intereses nacionales de  un modo realmente auténtico”, sostuvo Carrizo al tiempo que invitó a la gente a acercarse al movimiento cooperativo y que lo conozcan mucho mejor.

Carrizo dijo que la actividad del cooperativismo es una actividad silenciosa y abogó por un mayor apoyo a los clubes, las cooperativas de pavimentación o las cooperativas eléctricas.

“Nadie adhiere a lo que no conoce”, respondió Carrizo cuando el director de Observador Serrano le preguntó sobre la difusión del sistema cooperativo. “La única forma de conocer es estudiar y aprenderlo y no es tan difícil. Todas las bibliotecas están llenas de información. Hay cierta comodidad, cierto esperar de que todos nos  traigan servido a casa; cuando el abc cooperativo es tan sencillo, tan elemental. Pero no podemos a la gente perseguirla en una declamación constante de nuestras virtudes, cuando lo que estamos haciendo todos es trabajar fuera de horario, dejando todo, fuera de hora, dejando la familia, dejando obligaciones personales o gustos particulares nada más que para servir a la gente. Esa gente tiene que apropiarse del sistema”, subrayó Carrizo.

En otro párrafo el reconocido dirigente cooperativo dejó una invitación amplia a sumarse a la actividad institucional cooperativa de cooperativas, clubes, voluntariados, etc. “El sistema cooperativo tiene que ser controlado pero participado. Desperdiciar el sistema cooperativo es caer en riesgos en que la sociedad humana está cayendo si es que encuentra el sistema fácil de esperar que alguien venga a hacernos el favor de aquello que nosotros no queremos hacer”, recalcó.

Textuales
“La gente tiene que saber que se pueden recostar en ellas (las cooperativas) sabiendo que se pueden controlar sus resultados y se puede saber cual es el precio verdadero. La gente ha asido engañada en materia de servicios públicos”.

“Las tarifas son determinadas entre el orden nacional y provincial. Las cooperativas, que fueron privadas de la generación de energía, con la que nacieron, pasaron al estado una tarea que el estado incumple y privatizan algo que podríamos brindar todos, entre todos y para todos y sin exclusión”.

“En una sociedad excluyente, la única chance que nos queda es cavar la trinchera cooperativa para su autodefensa”.

“¿Por qué no tenemos más cooperativas de salud? ¿Por qué se prohíbe el funcionamiento de las cooperativas de turismo? ¿Por qué el movimiento cooperativo es entre soslayado y hasta dejado de lado?”.

“La gente tiene que tomar conciencia y preguntarse ¿quién es el dueño de mis necesidades y por qué no atendemos todo, entre todos y para todos? La democracia es eso: el gobierno de todos, para todos y protagonizado por todos. Si no somos protagonistas, nuestra suerte no va a mejorar”.

Fuente: Observador Serrano.

Share.

About Author

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: