Manos Argentinas se ilumina

0

La Cooperativa bahiense de tapiceros inauguró la iluminación de su marquesina.

A la vera de la ruta 3 sur, hace 6 años Daniel Domínguez instalaba su taller de tapicería. Llevaba varios años trabajando en su casa de barrio en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, y tomó la decisión de buscar un lugar visible y cómodo donde pudiera ofrecer los servicios de un oficio en lo que transitó parte de su vida: la tapicería.

Poco a poco la demanda fue mutando a pedidos de reparación de lonas para los muchos camioneros que se detenían en la estación de servicios contigua. La proximidad al parque industrial bahiense ayudó otro tanto. En el afán de no perder un trabajo, Daniel fue delegando en otros tapiceros las tareas más vinculadas a arreglos domésticos. Así fueron los inicios de un grupo de trabajadores autogestionados que derivaría en la constitución de la Cooperativa de Trabajo Manos Argentinas Ltda.

Justamente, la oportunidad de dar el paso hacia la formalidad vino de la mano de una solicitud de una empresa industrial que requería de documentación para incorporarlos como proveedores. La matrícula nacional demoró más tiempo del que a priori estimaban los trabajadores, que contaron con el apoyo del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, en la persona de José Pietrángelo, para agilizar algunas cuestiones burocráticas.

“¿Cómo haces para hacer comulgar el romanticismo del movimiento cooperativo con el canibalismo del sistema capitalista’”, inquirió el hoy presidente de la Cooperativa al cronista de El Portal de las Cooperativas.

“Nosotros entendemos que tenemos que llegar a ser un proyecto económicamente viable”, añade a continuación. “La conjunción de os valores cooperativos y de las prácticas comerciales son una tensión permanente”.

“Manos Argentinas”, reseña el cooperativista, “es una institución conformada por un grupo de personas que se han dedicado a una actividad de tipo cuasi artesanal que se ha conservado y mantenido más allá de los avances tecnológicos y culturales: la tapicería”.

En su aspecto organizativo la Cooperativa Manos Argentinas se configura en dos áreas: tapicería y lonas, “y ambas comprenden reparaciones. La tapicería es una actividad que funciona netamente como un servicio, pues surge de la necesidad de renovar un tapizado. En cambio, en materia de lonas confeccionamos piezas nuevas y también reparamos usadas”.

Innovación
Domínguez nos conduce a una sala que está separada del taller. Allí tienen instalada una máquina que fabrica sogas de distinto tipo. “Nuestra actividad es altamente artesanal, el conocimiento se traslada de una persona a otra, y el rol del instructor o facilitador le permite al aprendiz incorporar gradualmente las técnicas, variantes de cada estilo, materiales y los múltiples secretos propios de la actividad”, confía el trabajador.

La decisión de adquirir una fábrica de sogas tuvo que ver con mejorar la sustentabilidad del proyecto productivo, para lo cual contaron con la asignación de un programa del ex Ministerio de la Producción nacional.

 

Share.

About Author

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: