Buenas y saludables compañías

0

La cooperativa tresarroyense Acompañándolos -integrada por 70 cuidadoras, enfermeras y acompañantes terapéuticas- prestan servicios de compañía y atención a personas con problemas de salud y distintas necesidades.

De reciente constitución formal, reseña Susana Fígaro, su presidenta, el grupo venía trabajando desde hacía varios años: “La cooperativa arrancó en noviembre de 2016, fuimos nueve socias las que empezamos. Ahí se formó, y recién en enero de este año logramos la matrícula. Pero en realidad, hacía varios años que veníamos trabajando juntas, habíamos formado un equipo, es decir, veníamos trabajando como una cooperativa sin darnos cuenta”.

En un principio eran cinco, después 10, más tarde 50 y hoy, 70. Pese al número, la premisa siempre es la misma: capacitarse para brindar el mejor servicio posible.

La aceptación que la cooperativa ha tenido resulta del buen servicio que brinda, que es muy demandado y cubre muchos espectros. Entre las socias cuentan con cuidadoras, enfermeras, acompañantes terapéuticas, y recurren de manera constante a un equipo multidisciplinario externo conformado por una terapista ocupacional, dos licenciadas en Psicología y otras profesionales.

Hoy la cooperativa atiende 17 domicilios, algunos en los que hay dos pacientes, que en promedio demandan el trabajo de cinco trabajadoras. A eso se le suma todo el trabajo con pacientes judicializados y las distintas actividades que se realizan en la sede que van desde talleres de cocina hasta actividades lúdicas y de estimulación cognitiva. Estas últimas tareas son solidarias y tienen un carácter gratuito.

Organización cooperativa y solidaria

Una de las problemáticas que afronta en ocasiones la entidad es la pérdida de puestos de trabajo a raíz del fallecimiento de un paciente. “Cuando eso ocurre hay cinco chicas que se quedan sin trabajo. Entonces, lo que hacemos es asignarles otro tipo de tareas para que estén ocupadas, y en todos los casos les seguimos pagando el retorno hasta que vuelvan a tener actividad”, explica.

Sin recibir subsidios ni aporte oficial, la Cooperativa de Trabajo Acompañándolos fue generando sus propios recursos con actividades y propuestas. También de ese modo logró ir capacitando a su socias, porque a todas se les exige siempre subir un escalón más respecto al que llegaron. “Para nosotras es fundamental el estudio y la capacitación para lograr dar un buen servicio. Y creo que hoy lo estamos logrando. Por eso tampoco queremos, por el momento, sumar más socias, para no resentir la calidad”, relata Susana Fígaro.

Fuente: La Voz del Pueblo (Tres Arroyos).

Share.

About Author

Leave A Reply

A %d blogueros les gusta esto: